“Nos preguntaron si queríamos ser el próximo Santiago Maldonado”

represion-maldonado-002

Todos los detenidos durante la marcha por la aparición con vida de Santiago Maldonado fueron liberados anoche.  A las 21 horas, después de una larga vigilia en la puerta de tribunales, el juez Marcelo Martínez De Giorgi se disponía firmó la excarcelación de los detenidos, que fueron saliendo de a poco: los últimos salieron a las 5 de la madrugada.

La mayoría de los detenidos son reporteros gráficos, estudiantes universitarios y militantes de organizaciones sociales. No había entre ellos encapuchados ni estaban participando de ningún desmán. Al docente José Morales, por ejemplo, lo acusaron de tirar piedras en Plaza de Mayo y quemar tachos de basura, pero lo detuvieron en Avenida de Mayo y 9 de Julio, cuando salía de una pizzería. Morales -que es docente y da clases en una escuela de Burzaco- entre sus pertenencias tenía el ticket de la pizzería: salió de comer a las 22. En el acta policial, según publicó el diario Página 12, dicen que lo detuvieron a las 20.18.

Las historias como la suya se repiten: gente que fue detenida a varias cuadras del lugar, casi dos horas después de la marcha, fotógrafos que llevados a la rastra cámara en mano, y hasta un turista que paseaba por la zona.

Juan Pablo Mourenza es uno de los reporteros gráficos detenidos. Cuando le devolvieron sus efectos personales no estaban la tarjeta de memoria: todo lo que había registrado de la represión se había perdido.

“Fueron horas muy duras. Nos llevaron a la comuna 15. No es lindo estar encerrado”, dijo a los medios cuando salió en libertad. “Nos hicieron firmar un montón de papeles y después te dicen que estas incomunicado y al rato te dicen que podes ver a tu abogada y un rato más tarde te dicen que no la podes ver porque firmaste otra cosa y después te decían: “¿Qué se creían,  que la noche de los lápices era una película nada más? Nos dijeron si queríamos ser el próximo Santiago Maldonado”.

La declaraciones de los detenidos terminaron de demostrar que las acusaciones de ‘resistencia a la autoridad e intimidación pública’ no tienen sustento.  La única prueba en su contra son las actas policiales y filmaciones y fotos generales, donde no se ve ninguno de ellos cometiendo ningún desmán.

Incluso el diario Clarín admitió el “déficit probatorio” contra los detenidos y rebeló un dato que puede ser clave. “Las mismas fuentes señalaron que la Justicia recién fue avisada por la Policía de los incidentes a las 23.45 de la noche del viernes, mucho tiempo después de que arrancaran”, dice una nota firmada por Lucio Fernandez Moore.  De ser cierta esa información, faltará determinar quién dio la orden de reprimir y detener gente a mansalva.

Cientos de militantes esperaron a que los detenidos fueran liberados. Entre ellos estaba Nora Cortiñas. Esta foto se la sacaron a las 2 AM. Norita Cortinas. 2 am en Lugano esperando que larguen a todos los presos. "Imagínate... a la mayoria habrá venido la familia a buscarlo", le dijo a la mujer que subió la imagen a las redes sociales. "Pero si alguno sale y está solo tenemos que ver a la casa de qué compañero se puede ir, porque mira si está sin llaves, sin documentos... Yo me quiero quedar hasta que salgan para saber que todos van a dormir en una cama después de todo esto".
Cientos de militantes esperaron a que los detenidos fueran liberados. Entre ellos estaba Nora Cortiñas. Esta foto se la sacaron a las 2 AM.  “Imagínate… a la mayoria habrá venido la familia a buscarlo”, le dijo a la mujer que subió la imagen a las redes sociales. “Pero si alguno sale y está solo tenemos que ver a la casa de qué compañero se puede ir, porque mira si está sin llaves, sin documentos… Yo me quiero quedar hasta que salgan para saber que todos van a dormir en una cama después de todo esto”.

La represión

Más de 200 mil personas llenaron Plaza de mayo y sus alrededores para preguntar dónde está Santiago Maldonado. Cuando la mayoría de los miles de manifestantes había desconcentrado, la policía corrió y detuvo a varios jóvenes que se habían quedado en la zona. Hubo camiones hidrantes, balas de goma, palos, corridas y gas pimienta. Hubo 31 detenidos confirmados, distribuidos entre las comisarias de las comunas 15, 12 y 30. Todos están en la misma situación: incomunicados hasta el lunes porque la justicia les imputó ‘resistencia a la autoridad’.

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires confirmó que al menos hubo tres periodistas detenidos en la Comuna 15 (Guzmán 397): Daniel Lara, de ARGRA y Juan Pablo Mourenza y Ezequiel Hugo Medone de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA). El fotógrafo de ATE Carlos Ardila Guerra está en la comisaría de Comuna 12. Otras fuentes hablaban de tres  comunicadores más, todos pertenecientes a medios alternativos.

La represión comenzó cerca de las nueve de la noche. Quedaba muy poca gente en Plaza de Mayo. Los organizadores ya estaban desarmardo el escenario cuando la policía empezó a correr y tirar balas de goma contra los jóvenes que quedaban en la zona.

Las corridas arrancaron en Avenida de Mayo. La policía avanzó con un carro hidrante, un escuadrón de motos, infantería y decenas de policías de civil que hacían detenciones selectivas. Los hombres de civil elegían a alguien, lo tacleaban, lo levantaban en el aire entre varios y lo llevaban.  Del otro lado, los jóvenes intentaron frenar el avance prendiendo tachos de basura. Los periodistas que cubrían las detenciones sufrieron varios golpes de parte de la policía. Uno de ellos, desde el cordón de infantería, los roció en varias ocasiones con gas pimienta.

“Cuando empezaron a reprimir, arrastrando a pibes sangrando y desmayados, un periodista intentó frenarlo y sacar a uno de los chicos. La policía se vino sobre él. Empezamos a sacar fotos y filmar. Hay momentos que no llegué a registrar porque fue muy caótico y los policías empezaron a sacarnos las cámaras. Querían a llevarse a todos”, contó un fotógrafo que estuvo en la represión. “Tuve que correr dos cuadras con la cámara en la mano. Saqué las tarjetas de memoria y me las puse en la boca por si me sacaban la cámara. Corrí las dos cuadras con la policía tirando directamente hacia nosotros. Al lado iba un cronista de la TV pública, con traje y todo, corriendo”.

Entre las imágenes difundidas de la represión hay un video donde se escucha a un policía decir “todavía están vivos” mientras tenía a dos jóvenes tirados en el piso.

 

represion-maldonado-003

represion-maldonado-004

represion-maldonado-001

represion-maldonado-005

represion-maldonado-006
Fotos: Facundo Nívolo / Sebastián Hacher
Video: gentileza Voz del Sur

(Nota publicada el 1/9 y actualizada el 4/9)

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados