Los presos argentinos: jóvenes, pobres y con hogares violentos

CárcelesCosecha Roja.-

La mayoría de los presos condenados en Argentina pasaron la infancia en hogares violentos, se hicieron adultos con un arma en la mano, se fueron de la casa antes de los 15, son padres, tuvieron trabajos de baja calificación y tienen entre 18 y 30 años. Los datos surgen de un estudio que hizo el Centro Estudios Latinoamericanos sobre Inseguridad y Violencia (CELIV) de la Universidad Tres de Febrero. “Más de medio millón de personas tienen o tuvieron un familiar dentro del sistema carcelario”, dijo a Cosecha Roja Marcelo Bergman, sociólogo y director del CELIV.

Casi la mitad de los presos condenados en Argentina vivió en un hogar con “moderada o intensa violencia”. Uno de cada cinco no conoció a la mamá o al papá y el 40 por ciento se fue del hogar antes de cumplir 15. Tres cuartos creció en entornos delictivos y la mayoría tiene amigos o familiares que habían “incurrido en la actividad delictiva media o alta”.

El estudio se hizo entrevistando a más de mil presos condenados y se comparó con informes similares de Brasil, Chile, El Salvador, México y Perú. “La Argentina registra históricamente la menor tasa de población penitenciaria respecto a los demás”, dice el informe. Es un 11 por ciento más baja que la de México y un 65 por ciento menor a la de El Salvador. “Es de destacar que el nivel de las cárceles federales argentinas es el mejor -en cuanto a la provisión de servicios- respecto a otras de la región”, dijo el director de CELIV.

Las cárceles latinoamericanas están pobladas de “jóvenes de bajo nivel de instrucción” que tuvieron una “niñez y adolescencia conflictiva”. Bergman dijo: “Es gente no necesariamente marginal pero que no le es fácil hacerse la vida”. Un quinto no terminó la primaria y, si bien el 71 por ciento trabajaba antes de ser detenido, más de la mitad tenían trabajos de baja calificación. Cobraban menos que el mínimo, tenían trabajos temporales e inestables y mostraban altos grados de insatisfacción.

“Estimamos que más de medio millón de personas han tenido o tienen algún familiar dentro del sistema penitenciario. Se ha naturalizado: la cárcel, para un gran segmento de la población, forma parte de la habitualidad”, dijo el sociólogo. En el 73 por ciento de los casos de presos condenados tenían familiares o amigos que habían pasado por la experiencia carcelaria. Esto, dice el informe, contribuye a “morigerar la percepción de la cárcel como un riesgo o un valor social negativo”.

Casi el 80 por ciento de los internos dijeron haber tenido alguna vez armas de fuego. El director de CELIV dijo que “crecieron con un arma en sus manos”. En Argentina, dice el estudio, es más fácil y barato acceder que en los otros países latinoamericanos. Un 62 por ciento estaba armado al momento de cometer el delito por el cual lo condenaron.

El durante

La mayoría están presos por robo y un 20 por ciento por homicidio. Los montos rondan los 2500 dólares en promedio. De los detenidos por delitos contra las drogas la mitad está por menos de  12 mil dólares y un cuarto de ellos por menos de 616. No están los grandes narcos. Las mujeres son el 5 por ciento de la población carcelaria y más de la mitad son mulas: “tenencia y tráfico de drogas”.

Los niveles de violencia en las cárceles argentina son más altos que en otros países: el 34 por ciento contó en la encuesta que le robaron y un 22 por ciento que lo golpearon -de ellos, tres cuartos acusan al personal penitenciario-. “Paradójicamente, en países como El Salvador -que registra más niveles de violencia fuera de la cárcel- no sucede eso: las mismas bandas mantienen el orden interno. Aquí hay menos jerarquías, es más horizontal, entonces hay más peleas de poder”, agregó.

El 93 por ciento tiene contacto con la familia frecuentemente:  el 70 por habla por teléfono todos los días. Son los que le llevan la comida, las zapatillas y los libros que le faltan.“Cuando un varón entra a la cárcel pone una carga adicional económica a la familia. En las federales hay buenos programas de trabajo pero aún así es una carga”, explicó Bergman. También dijo que hay alrededor de 60 mil padres o madres de familia presos.

El después

El 46 por ciento de los presos ya había sido condenado previamente -la mayoría por el mismo delito-. En promedio, los reincidentes vuelven a la cárcel entre uno y dos años después. El 82 por ciento de ellos, cuando sale, vuelve a lo de la familia. La mitad dice haber recibido apoyo de organizaciones no gubernamentales y un cuarto de los Patronatos de Liberados.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada