Otra mujer empalada y asesinada en Misiones

A Irma Ferreyra Rocha la violaron con dos ramas de árbol. Las heridas fueron mortales. La llevaron con engaños hasta un lugar solitario: el túnel de la ruta 105 que une Villa Bonita con la ciudad de Posadas, Misiones. La mujer de 47 años fue empalada con crueldad porque hasta sus intestinos aparecieron dañados. Y más: tras la violación, recibió una paliza brutal. La provincia entera está conmocionada por este nuevo femicidio.

Irma no murió en el túnel y, a pesar de la terrible hemorragia interna que le provocó el abusador, tuvo fuerzas para pedir auxilio. Alguien la encontró en la Calle 246. Enseguida llegaron efectivos de la Comisaría 5ta y la llevaron al Hospital Escuela de Agudos “Ramón Madariaga”. Tres veces ingresó al quirófano y sufrió cuatro paros cardíacos. El ataque fue el sábado a la noche. Ella murió el domingo al mediodía, 12 horas más tarde.

La mujer trabajaba como feriante en el complejo La Salada y como empleada doméstica. Madre de siete hijos y abuela de seis nietos, vivía en el Barrio Unidos de Garupá.

El sábado a la noche, Irma fue con una amiga a una reunión de puesteros de la feria y salió del lugar acompañada por un hombre. El testigo que la encontró agonizando declaró que vio huir a un hombre del lugar hacia el barrio Ñu Porá. Otros testigos aportaron datos nuevos sobre el atacante. Los investigadores llegaron hasta las inmediaciones de avenida Las Américas y detuvieron a Hugo Orlando M., de 37 años. Según informaron los medios locales, llamó la atención el hermetismo de la policía respecto de este caso.

Por el crimen hay otro detenido: un hombre que en el barrio de Guarupá es conocido como “El Porteño”. Todo hace suponer que fue quien llevó a Irma hacia el túnel.

* Nota publicada el 19/12/2016

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada