#NiUnaMenos: Volvimos a la calle porque nos queremos vivas

NUM Facu Nivolo
– Papi, ¿por qué dicen vivas nos queremos?

– Porque las están matando.

Un nene de siete años, a caballito del papá, mira las letras blancas enormes con la consigna de la segunda marcha de #NiUnaMenos en la Plaza de los dos Congresos. Detrás de la columna de los familiares, una multitud camina hacia la Casa de gobierno con carteles y pañuelos verdes a favor de la legalización del aborto. Entre el 1 de junio de 2015 y el 31 de mayo de 2016, 275 mujeres fueron asesinadas por varones violentos. Por eso, este año incorporaron el hashtag #VivasNosQueremos, que tomaron de una marcha multitudinaria contra los femicidios en México.

La periodista Mariana Carbajal, integrante del colectivo #NiUnaMenos, espera el comienzo de la caminata detrás de una soga. “La frase llegó para quedarse porque sigue vigente: se siguen matando a mujeres y adolescentes por ser mujeres”, dijo a Cosecha Roja. El reclamo en Argentina se sostiene pero las consignas se ampliaron: la despenalización y legalización del aborto, el repudio contra las violencias machistas hacia las disidencias sexuales; la educación sexual en las escuelas; el patrocinio jurídico gratuito (la ley se aprobó el año pasado pero todavía no se reglamentó); y la incorporación de la perspectiva de género en la justicia.

08 IMG_6578

“Da tristeza que todavía no sea un tema prioritario de las políticas públicas. Es necesario el Plan Nacional que se está elaborando en el Consejo Nacional de las Mujeres y que Fabiana Tuñez (la presidenta) presentará en julio. Pero si no hay presupuesto para llevarlo a cabo va a ser muy difícil lograr los cambios”, explicó Carbajal.

Unas 25 personas de Mujeres al Frente (MAF) caminan con una bandera azul. Son vecinas de la villa 31 que luchan contra la violencia machista. Se contienen y arman grupos de ayuda. “El mayor problema es aguantarte al chabón violento porque no tenés a dónde ir, porque no tenés plata y antes de dejar a tus hijos en la calle preferís someterte”, dijo a Cosecha Roja Carina Corvalán.

NUM Facu Nivolo 2

*

Más temprano, cuando todavía ilumina la luz del sol, sobre Avenida de Mayo el artista Javier del Olmo pega papelitos con los nombres y las caras de mujeres desaparecidas sobre un contenedor de basura. Usa boligoma y arma una hilera prolija que queda registrada en las cámaras de los fotógrafos profesionales e improvisados que pasan por detrás.

Los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto legal, seguro y gratuito aparecen en cada rincón. Algunos carteles piden por la libertad de Milagro Sala. Otros dicen “yo me visto como quiero”, “Las villas gritamos desde abajo el patriarcado al carajo” y “Tinelli sos el paco”.

05 IMG_6074

 

*

La caminata hacia Plaza de Mayo comenzó pasadas las 17.30. Primero los familiares y las organizadoras de la marcha. Después la columna de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, la Asociación de Abogados de Buenos Aires, la Defensoría del Pueblo, las Mumala, Asociación de Meretrices de Argentina, Patria Grande, Barrios de pie y los centros de estudiantes. Las chicas de Varela Diversa levantan carteles de justicia por La Jose.

Alma marcha con sus compañeras del bachillerato trans Mocha Celis. “Vinimos porque hay travesticidios. Nuestras muertes también son importantes en una sociedad que nos esconde”, dice a Cosecha Roja. Apaga el megáfono para hablar de Diana Sacayán y Lohana Berkins: “Pienso llevar las banderas que ellas llevaron hasta el fin. El año pasado vinimos juntas, este año nos faltan”.

07 IMG_6434

La Colectiva Lohana Berkins es la columna más colorida y ruidosa de la marcha. Al frente va Susy Shock, de a ratos se suma Marta Dillon, se abrazan rodeadas de una cinta rosa que contiene al grupo. Y cantan: “Señor, señora, no sea indiferente, se matan las travestis en la cara de la gente”.

Matías Sánchez milita en la Colectiva y reparte volantes que piden justicia por los travesticidios. Vino el año pasado, antes de que mataran a Diana. “Lohana y Diana decían palabras que te representaban en lo absoluto. Desde que no están, quedó un silencio. Cuando se armó la colectiva muchos y muchas nos sentimos convocados por el amor referencial, porque las sentimos madres, matriarcas, traviarcas”, dice a Cosecha Roja.

NUM Facu Nivolo 4

*

Alicia tiene un dibujo de Frida Kahlo con un cartel de #NiUnaMenos. Se lo hizo su hijo Juanjo de veinte años, igual que el que trajo en la marcha de 2015. Ella le enseñó a respetar y valorar a la hermana, a las amigas y compañeras. “Debemos concientizar a las mamás para criar hijos varones que respeten a las mujeres”, dijo a Cosecha Roja.

Florencia tiene 27 años y camina en la columna de Barrios de Pie. Su bebé duerme en el cochecito. En noviembre consiguió que la justicia le dicte una orden perimetral a la ex pareja y padre de su hijo de un año. La separación fue difícil, violenta. Le dio miedo pensar hasta dónde podía llegar, hizo la denuncia y se mudó. Él se quiso acercar, mandó mensajes, llamó por teléfono hasta que se enteró de la medida judicial. Desde entonces se borró. “Toda mi familia y mis amigos me ayudan. Tuve mucho miedo por mi hijo y por eso me animé a denunciar. Y hoy estoy acá”, dice.

En cada cuadra de Avenida de Mayo las que participan de la marcha se saludan, se abrazan. Cuatro chicas de pañuelo verde frenan, se acercan, levantan el puño y sonríen para la foto que un amigo les saca. Se dan vuelta, cruzan la 9 de Julio y ven a Marta Dillon y a la abogada Sabrina Cartabia frenar un colectivo 17: arriba, el chofer y los pasajeros miran curiosos a los manifestantes. La policía no cortó la avenida ni desvió los recorridos, no les queda opción más que esperar.

06 IMG_6138

Del otro lado, casi llegando a Bernardo de Irigoyen, un grupo pinta un stencil en el piso: “El opresor es el macho”. Unos metros más adelante, antes del puesto de choripanes y hamburguesas, un nene de siete años grita la consigna de la marcha. Está con el papá y la hermana y en la mano tiene una bandera de “Ni una menos”. Los niños y niñas son muchos más que en la marcha anterior.

Cora vino con su hija de doce y los compañeros de la Escuela 13 del distrito noveno, en Colegiales. Los chicos caminan con el buzo de egresados de séptimo grado. Esta semana tuvieron dos veces clases de educación sexual -algo atípico- y discutieron qué es la violencia machista. Los maestros también vinieron a la marcha e invitaron a los chicos. “Yo sí o sí voy a la marcha este año”, le dijo su hija Clara. Tiene la misma edad que Micaela Ortega, la nena que mataron en Bahía Blanca un mes atrás.

09 IMG_6100

Foto: Facundo Nívolo

Leila Mesyngier
Leila Mesyngier

Periodista. Editora de Cosecha Roja.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada