¡Peligro! Justicieros sueltos

¡Peligro! Justicieros sueltos

En agosto de 2016, el médico cirujano de Loma Hermosa Lino Villar Cataldo mató a Ricardo Krabler, quien quiso robarle su auto. Le dio cuatro disparos con su Bersa 9 milímetros. Ayer Cataldo fue absuelto por un juicio por jurados.

Por Esteban Rodríguez Alzueta
26/04/2019

Cada década tiene su justiciero solitario. Para ser justiciero, identificado como justiciero, tiene que presentarse como víctima perfecta. Y para eso basta con presentar las credenciales, impostar algunas lágrimas y mostrarse preso de ira, indignación. La legitimidad viene por añadidura: decime cuál es tu clase, tu profesión, tu género y te diré si sos un justiciero o un asesino.

Lino Villar Cataldo, como Santos es un profesional, en este caso un médico. Los médicos no necesitan nunca decir la verdad porque están en la verdad, son una autoridad en la comunidad, son “el doctor”. No es lo mismo decir la verdad que estar en la verdad y el relato del médico se presume verdadero. Sobre todo cuando los muertos no hablan.

Cataldo fue el justiciero defendido y ahora festejado por el gobierno, presentado una vez más como ciudadano ejemplar. “Hay que matar al ladrón”. El gobierno, con sus declaraciones, libra un ultimátum cuando exonera a los ciudadanos de rendir cuentas por sus acciones criminales. No sólo habilita el uso de la violencia que ya no monopoliza sino que respalda a los ciudadanos que ejerzan, por ejemplo, justicia por mano propia. Una justicia sumarísima, sin defensa propia, sin principio de inocencia, sin juicio justo. Una justicia que se confunde con el crimen, una justicia que se ejerce a través del homicidio.

 

Cataldo fue absuelto por un juicio por jurado, integrado seguramente por muchos emprendedores morales de la vecinocracia, compuesto por ciudadanos entrenados mirando televisión, que siguen a la Argentina a través de las frases hechas del mainstream periodístico. Hace rato que los expertos fueron desplazados por los periodistas estrellas, que se presentan como los testaferros de la víctima. Y muchos expertos que siguen sentados en su trono tienden a imitar a los periodistas, administran justicia mirando televisión. Acaso por eso mismo los juicios abreviados son la moneda corriente en los tribunales. Una manera de imprimirle velocidad a los procesos, de allanar las discusiones, prescindiendo de la producción de prueba a cambio de una negociación que acelere la sentencia que después será leída por el resto como efectividad. Se sabe, la justicia es rápida o no es justicia. No importa que la velocidad se lleve puesta la búsqueda de la verdad. No sólo los policías trabajan para las estadísticas, también los operadores judiciales. La justicia que administra el estado imita a la justicia mediática que ahora se verá legitimada con la justicia vecinal. Justicia vecinal, justicia mediática y justicia estatal son un combo que no sólo están vaciando la política de política. Son una máquina de deshistorizar, de producir estigmas, y mucho dolor, formas de justicia que todos los días empujan la democracia hacia lugares cada vez más difíciles. Lejos de traer tranquilidad, reproducen los malentendidos.    

Esteban Rodríguez Alzueta

Esteban Rodríguez Alzueta

Docente e investigador de la UNQ. Miembro del Colectivo de Investigación y Acción Jurídica. Autor de TEMOR Y CONTROL y LA MÁQUINA DE LA INSEGURIDAD. Editor de HACER BARDO.
Esteban Rodríguez Alzueta