Se defendió de un robo y lo mató la policía

Se defendió de un robo y lo mató la policía

Los policías del Comando de Patrullas llegaron a la casa de Ricardo Raúl Tassara alertados por un llamado al 911. Entraron y se encontraron con él. Dijeron que el hombre estaba armado, que le dieron la voz de alto para que tire la pistola y no respondió. El oficial Horacio Elías Godoy abrió fuego y lo mató.

Por Cosecha Roja
21/06/2019

Un llamado de madrugada al 911 alertó de un robo en una casa en Arenales 140, en Burzaco. Los policías del Comando de Patrullas vieron en el frente un VW Gol Trend con la llave puesta y la puerta de la casa abierta. Entraron y se encontraron con Ricardo Raúl Tassara, médico de 64 años. Los policías dijeron que el hombre estaba armado, que le dieron la voz de alto para que tire la pistola y no respondió. El oficial Horacio Elías Godoy abrió fuego y lo mató.

En la casa también estaba la novia del médico. La chica, de 34 años, les dijo a los policías que el hombre al que acababan de asesinar era el dueño de casa. Les explicó que un rato antes habían entrado a robar a la casa y Tassara les había disparado a los supuestos ladrones. Unos minutos después la policía detuvo a dos hombres que fueron imputados por el intento de robo.

“Acababa de sufrir un asalto, pero había echado a los ladrones a punta de pistola, incluso había herido a uno, quizás por efecto del shock nunca bajó el arma”, explicaron a Cosecha Roja fuentes policiales.

El policía que disparó quedó aprehendido en la seccional 2 de Burzaco. El auditor de Asuntos Internos lo apartó de la fuerza y abrió un sumario a todos los policías que participaron del operativo.

El fiscal Alejandro Allieno, de la UFI 8 de Lomas de Zamora, ordenó la intervención de Gendarmería y la División de la Policía Científica de la Bonaerense en la escena del crimen. En la casa de Tassara encontraron una pistola Bersa calibre 22 largo -que estaba junto al cuerpo del médico-, un pistolón sin marca visible, dos revólveres calibres 38 y 357, tres escopetas, y un rifle de aire comprimido.

En 2018, según un relevamiento del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), al menos 54 personas fueron asesinadas por agentes de la Bonaerense: más de una por semana. Este año la cifra va en aumento: entre enero y marzo contabilizaron 17 muertes, una cada 5 días.

Ayer se cumplió un mes de la masacre de San Miguel del Monte. Los familiares y amigos de Danilo Sansone, Gonzalo Domínguez, Camila López y Aníbal Suárez organizaron un festival para homenajear y exigir justicia por los cuatro chicos asesinados por la Bonaerense. Unas doce horas antes de que la policía persiguiera a los tiros al Fiat 147 en el que paseaban, la Bonaerense asesinó por la espalda a Diego Cagliero, un músico de 30 años que estaba a punto de ser papá por primera vez. Viajaba con ocho amigos en una camioneta. La policía los acusaba de haber robado unas bebidas en un supermercado: los rodearon varios patrullero y los fusilaron.