Pudrirla como estilo de vida

El acusado del crimen
El acusado del crimen

Después del recital los músicos de Superuva desarmaron los instrumentos y se quedaron un rato en el camarín. Salieron alrededor de las 5 de la madrugada. Todavía había gente en la puerta del bar Don Pedro de Quilmes. Un tipo grandote, alto y con el pelo rapado a los costados apareció entre las personas que le pedían fotos y saludos a los músicos. Era el mismo que un rato antes había estado tirándoles cerveza mientras tocaban.

—Devolvele la plata a las bandas —le gritó a Daniel “Checha” Koscianiewiczn, el cantante de Superuva.

Después le tiró un botellazo que le rozó la cabeza. Se le fue encima y lo tiró al piso. El cantante se levantó y salió corriendo.

—Vení acá que te voy a cortar todo —le gritó mientras sacudía una navaja de unos 20 centímetros.

El público de Superuva es una especie de familia grande en la que casi todos se conocen. El tipo grandote, alto y pelo rapado no era uno de los seguidores habituales. Se llama Cristian Ariel Genez, le dicen el Largo, tiene 32 años y algunos lo vinculan a Los Obelos, un grupo de punks nacido en los ‘90, llamado así porque se juntaban en el Obelisco porteño.

“Los Obelos eran el sector más lumpenizado y descompuesto, capaz de robarle la campera y los borceguíes al mismo tipo que tenían al lado”, contó a Cosecha Roja un habitué de la escena punk de los ‘90. Él recuerda que uno de ellos había desarrollado una técnica particular: cuando veía una campera que le gustaba, se ponía espalda a espalda con su dueño y medía el ancho de hombros y el largo de brazos. “Si le entraba, te pegaba y te la robaba”.

Los Obelos eran famosos por armar batallas campales. Una noche de octubre de 2003 boicotearon un recital de la banda punk española Sin Dios en Asbury Park, en el barrio Flores. A los Obelos, autodefinidos como “veganos anticapitalistas”, les habían molestado las declaraciones de la banda, quienes en una entrevista habían dicho que había que “socializar los mataderos” y que ponían “la vida de un niño por delante de la vida de mil perros”. También estaban enojados por el precio de las entradas, que valían 8 pesos. “Son burgueses con pileta que cobran entradas antipopulares”, dijeron.

Aquella vez, los Obelos repartieron panfletos en la puerta de Asbury Park. Después entraron en el boliche con piedras, palos y cadenas. En ese momento tocaba Emociones Perdidas, una de las bandas soporte. Los punks indignados rompieron todo, le pegaron hasta el dueño del lugar y se llevaron la recaudación y algunos equipos. Sin Dios nunca llegó a tocar.

“Hoy los obelos ya no existen, nadie más para en el Obelisco. Ahora hay algunos que paran en La Plata o en Quilmes. Les dicen obelos porque tiene la misma actitud”, contó un músico punk. El Largo Genez es uno de ellos: tiene 32 años y es de la zona sur del conurbano bonaerense. En la escena punk local muchos recuerdan la noche en que Monti, el baterista de 2 Minutos, le dio una paliza en un centro cultural de La Boca.

Juan Ledesma, el baterista de los Superuva.- Foto: Albóndiga con clavos
Juan Ledesma, el baterista de los Superuva.- Foto: Albóndiga con clavos

El asesinato

La madrugada del domingo Largo alcanzó al cantante de Superuva e intentó apuñalarlo. Juan Ledesma, el baterista, se metió para separarlos. Recibió tres puntazos en la axila y en el abdomen y cayó herido. Entre tres chicas le patearon la cabeza cuando estaba en el piso. El hermano de Juan se tiró encima del baterista para protegerlo y recibió varios golpes.

Después de apuñalar al baterista, Largo fue de nuevo por el cantante, que salió corriendo. Una de las chicas que estaba con él le metió una trabada y cayó al piso. Largo se le fue encima. Ya no tenía la navaja y lo agarró a piñas. Dejó de pegarle cuando el bajista le partió una botella en la cabeza.

Un amigo de la banda agarró al tipo de cabeza rapada. “Se lo llevó más o menos a mitad de cuadra, pero luego también empezó a pelearse con él”, contó Tommy.

“No fue una pelea. Fue una agresión directa”, explicó el bajista. El ataque duró alrededor de 15 minutos. Al rato, cuando llegó un patrullero, el agresor ya se había ido. Tampoco estaba Juan: sus amigos lo habían cargado en un auto para llevarlo al hospital Iriarte de Quilmes, donde murió.

A la mañana, Largo pasó por la casa de su madre en Bernal, en la zona sur del conurbano y se cambió la ropa. En la casa la policía encontró un pantalón de gabardina con manchas de sangre, una navaja y una manopla.

“Esto no tiene que ver con la anarquía, esto fue un asesinato. Si vas con un cuchillo a un recital vas decidido”, dijo el bajista de Superuva. A quienes conocieron a los Obelos en los ‘90 no les llama la atención que el Largo haya ido a pudrirla a un recital. Lo que sorprende es que lo haya hecho en uno de Superuva. “Hay algunas bandas más politizadas. Superuva es más de diversión y joda. Cada vez que tocaban era una fiesta”. Así fue hasta el sábado a la noche.  

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados