Todo muy gay friendly (pero nos están matando)

La consigna no será un concurso para izar banderas del orgullo, festejar el turismo gay friendly ni sacar las “agradeselfies” de propaganda del gobierno porteño. La razón de la marcha “¡Basta de travesticidios!”, que mañana se congregará a las 17 horas para ir de Plaza de Mayo hacia el Congreso, es plantear que el orgullo en Argentina también incluye reclamos que van desde el freno a los recortes del Estado hasta la demanda de políticas inclusivas, como el cupo laboral  travesti-trans a nivel nacional.

“El contexto político y los recortes hicieron que recrudezca la violencia, que aparezcan ataques  incluso por el simple hecho de caminar por la calle”, dijo a Cosecha Roja Sasha Sacayán, coordinador del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación y hermano de Diana, asesinada en octubre de 2015: “Cuando decimos ‘justicia por Diana’ estamos llamando a que la justicia hable de ‘travesticidio’. Diana era travesti y todas las violencias que atravesaron su cuerpo tuvieron que ver con su identidad”.

Las ancestras de Stonewall

El 28 de junio de 1969, el bar neoyorquino Stonewall Inn fue el objetivo de la razzia LGBT más difundida de la historia. Por entonces, al Stonewall iba toda clase de público, aunque guardaba la  fama de ser regenteado por la mafia italiana y tenía una popularidad trash entre las personas marginadas -aquellas marginadas incluso dentro de una comunidad que ya estaba al margen-. Travestis, drag queens, maricas, mostras y lúmpenes que no tenían dónde pasar la noche se reunían allí: era uno de los pocos lugares públicos donde podían mostrarse sin ser encarcelados en una época en que la homosexualidad era ilegal en Estados Unidos. Aquel 28 de junio histórico, las personas se atrincheraron en el bar y resistieron la razzia policial, logrando la empatía de una muchedumbre LGBT que se acercó para sumarse y apoyar durante varios días el levantamiento.

Reconfigurada y vuelta a escribir desde diferentes ópticas, la fecha de Stonewall marca la efemérides mundial del orgullo LGBT, que se conmemora en las grandes capitales con festejos, marchas y reclamos. “Así como existió un Stonewall, yo sueño con que haya un día de furia travesti. Hay que mostrarle a esta sociedad toda nuestra irreverencia, toda la furia que tenemos dentro. Aunque más no sea para reivindicar a esas ancestras de Stonewall que nos dieron esa herramienta de lucha tan maravillosa”, dijo Lohana Berkins en una nota del Suplemento SOY, del diario Página 12. A un año y medio de su muerte, la memoria de la activista travesti es una las consignas en el documento de la marcha contra los travesticidios.

Marcho para no seguir contando muertas

Un mes antes de ser asesinada, Diana Sacayán había festejado en la cámara de diputados bonaerense la aprobación de la ley 14.783, que indica que “el Sector Público de la Provincia de Buenos Aires debe ocupar, en una proporción no inferior al uno por ciento (1%) de la totalidad de su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero”. A casi dos años de sancionada, la llamada “ley Diana Sacayán” todavía espera su reglamentación para aplicarse. “El cupo es fundamental para generar posibilidades de tener un trabajo genuino y digno, porque muchas compañeras han sido arrojadas a la prostitución desde el momento mismo en que asumen su identidad. Y no sólo pasa con el trabajo: siendo travesti se vuelve mucho más difícil acceder tanto a la escuela como a cualquier tipo de institución, es una cadena de expulsiones. Que no se cumpla con esa ley también es parte de la violencia estructural de la que nosotros hablamos”, dijo Sasha.

diana sacayán

“Es necesario que nuestro cuerpo, siempre en disputa con ese afuera violento, aprenda a ser desde esta orfandad un cuerpo político y que se pare hermanado con la otra, abrazadas. Marcho por nuestras muertas, por todo lo que pelearon para que nosotras tengamos voz visibilidad y derechos, y marcho con mucha bronca, la bronca de saber que no estamos en la agenda emocional de este país”, dijo Susy Shock, poeta, bagualera e integrante de la Colectiva Lohana Berkins (CLB). “No hay ninguna muerte que sea superior a las otras, pero indudablemente nuestras muertes son inferior a las otras porque no se para el país de la misma manera. Marcho para no quedarme en la angustia de seguir contando muertas”, reflexionó.

Marchar con las travas, contra el patriarcado

Otra de las consignas de la convocatoria, cuya primera edición en 2016 fue organizada por la “Comisión justicia por Diana Sacayán”, apunta a la actual gestión de gobierno: “Macri es ajuste y represión”.

“Se está viviendo una vulneración de los derechos a la sociedad en general pero en particular a nuestra comunidad, que es la que siempre más vulnerada: lo vemos cada vez más con la violencia, el recrudecimiento policial, la represión y la vuelta de razzias persecutorias. Empezamos el año con la incertidumbre de muchas compañeras de no saber si tendrían su medicación de VIH y ahora la preocupación por la quita de pensiones para quienes tienen enfermedades. El pánico que te generan todas estas cuestiones hace pensar que son un gobierno de psicópatas”, dijo Florencia Guimaraes, fotógrafa y activista travesti. Y agregó: “Todo muy gay friendly con banderitas, pines y el obelisco de colores para la marcha de noviembre, pero después recortan en políticas públicas y nos matan de hambre”.

marcha por travas 2

Según Violeta Alegre -activista travesti, docente, integrante de la CLB-, el incremento de la violencia guarda relación con las políticas de ajuste del gobierno macrista: “El cambio coyuntural habilitó que se activara gente que quizá no estaba violenta, sumado a volver a discursos biologicistas por parte del movimiento de mujeres, quita de programas y tantas otras cuestiones a enumerar. Son todas formas de violencia y exclusión que creíamos que teníamos mínimamente saldadas y reaparecen. Por eso resultan necesarios puntos de encuentro colectivo para volver a recuperar el sentido de comunidad y darle para adelante desde la educación, la academia y la potencia de sabernos unidas”.

Guimaraes propone que todas las organizaciones políticas se sumen, más allá que sus agendas no estén atravesadas principalmente por cuestiones LGBT: “Así como nosotras nos hermanamos en montón de luchas y causas, salimos por Mariano Ferreyra y Luciano Arruga, por el aborto, por Micaela, por Araceli y tantas otras causas; esperamos lo mismo de nuestros compañeros y compañeras: que se pongan la bandera de Lohana Berkins y Diana Sacayán. Marchar con las travas es ir contra el patriarcado”.

La convocatoria empieza a las 17 horas en Plaza de Mayo con radio abierta y feria. A las 18 comienza la marcha hacia el Congreso.

Para más información: https://www.facebook.com/events/677421662458545/

Fotos: Gentileza Florencia Guimaraes

Matias Máximo
Matias Máximo

Periodista - Autor del libro "Que el mundo tiemble: Cuerpo y performance en la obra de Effy Beth", disponible en PDF aquí

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada