Y ahora ¿qué hacemos?

¿Y después del rechazo en el senado qué? Quizás todavía es demasiado temprano para preguntarse eso. Tal vez habría que dormir un poco primero, descansar un par de días, enfriar la cabeza. Pero bueno, no nos aguantamos la ansiedad: le preguntamos a cinco amigas cómo pensaban que había que seguir. Y esto nos dijeron.  

pandilla-tapa-balance
Foto: Pandilla Feminista

1

“No vamos a quedarnos encerradas en nuestras casas” – Celeste Mc Dougall, docente.-

Tuvimos una derrota en términos legislativos pero tuvimos un gran triunfo en las calles: fuimos dos millones, con un despliegue organizativo también sin precedentes en términos de que nosotras no somos una empresa de eventos, sino un grupo de feministas que estamos luchando por un derecho.

Fue una concentración en un día de lucha y de fiesta que tenía dispuestos tres escenarios, seis carpas, además de todas las que tenían las organizaciones que son parte de la campaña y las que no, intervenciones en el espacio público. Esta ola es imparable, porque es imparable acá, en la región y en el mundo. Y si no fue ayer, más temprano que tarde vamos a conquistar nuestro derecho.

Si algo tenemos claro las feministas es que “mujer que se organiza no plancha más camisa”. No vamos a quedarnos encerradas en nuestras casas. Vamos a seguir saliendo a exigir que se cumplan nuestros derechos.

2

“Potenciar el hacer colectivo: hablar, transmitir. Ese es el desafío” – Ana Arriel, psicóloga.-

El viernes a la tarde escuché las medidas de seguridad que estaban tomando en la Plaza para el miércoles y se me ocurrió armar una guardia psicológica para quien quiera estar en la movilización pero no pueda tramitar el hecho de estar en una multitud. Logré convocar a 22 profesionales que desde las 18 y hasta las 4 de la madrugada pusieron el cuerpo para poder sostener a todxs. Hicimos postas sanitarias en la puerta del hotel Bauen.

Lo viví con mucha alegría y mucho laburo. Con muchas ganas de poner el cuerpo para sostener a quienes querían venir. Cuando comenzó a llover, lo empezamos a hacer por teléfono.

Me sorprendió muchísimo que lo que no se pudo hablar hace cinco años en la UBA hoy convoque a un montón de profesionales y se haya hecho explícito. Profesionales que pusieron sus cuerpos para el ejercicio del derecho a la salud pública. Nuestra función fue performática: hablando con la gente, conteniendo. Bajando la angustia que producía la ansiedad.

Hay algo que armé yo y resonó en un montón de personas. Y eso es lo que saco de conclusión: las ganas del hacer colectivo están latentes todo el tiempo. Sólo hay que generar las formas dentro de este proceso que es completamente novedoso y que arrasa con las formas más tradicionales y clásicas de hacer política.

Hablar, transmitir, ese es el desafío. Hay que sostener este amplio movimiento feminista que es super diverso y no va a parar. Hay algo que se movió y eso se nota en lxs pibxs, que son increíbles.

Yo milito hace 19 años en distintos espacios y mi mamá, paraguaya, jamás me dijo una sola palabra al respecto. Ayer por primera vez me mandó un mesanje que decía “Me encanta esta lucha que están haciendo. Estoy orgullosa de vos. Se va a caer”.

Y eso no fue por mi, fue por lo que pasó en la calle.

3

“Hay que reforzar los espacios donde se viva la sexualidad desde el placer” – Patricia Rosemberg, médica.-

Fuimos tantas, pero tantas, que nos íbamos enterando de los fuimos sabiendo el reusltado y que lo vivimos igual con alegría, lucha, sororidad, todos nos tratamos amorosamente. una potencia infinita. Cuando las causas nos movilizan no necesitamos más las representaciones de los políticos.

Para mi sigue por tres lugares: desde mi lugar de médica y militante, reforzando cada vez más lugares donde hoy se acceda a la interrupción voluntaria del embarazo, más lugares donde se viva la sexualidad desde el placer y no solamente desde la lógica de educación sexual, anticonceptivos y aborto legal. Me parece que son refuerzos inconmensurables para hacer cada vez más y llegar a más lugares para que se acceda a lo que hoy podemos acceder.

Por otro lado hay que tomar un descanso de muy poco tiempo y salir a las calles nuevamente. Creo que el año que viene hay que volver a presentar el proyecto aún cuando no cambie el escenario. No hay que aflojar con las charlas, las consejerias, los encuentros, el encuentro de mujeres. No hay que aflojar con el feminismo más popular.

4

“Tenemos que ser guerreras con mentalidad de ajedrecistas” – María de los Ángeles Roberto, docente y metodista.-

La que se viene ahora es muy dura con respecto al disciplinamiento de las mujeres. Si hay algo que les molestó mucho a los senadores machistas de las provincias del Noroeste argentino fue lo que ellos vieron como una amenaza de la rebelión de las mujeres, la rebelión de los cuerpos, el deseo, que es lo que estuvo tan presente a lo largo de las exposiciones y los debates. Se sienten muy amenazados.

Desde el Paro Internacional de Mujeres estamos pensando en fortalecer la formación interna en charlas y seminarios, porque ellos no van a cumplir con los objetivos de la pseudo preocupación que tenían con respecto a la Educación Sexual Integral. Lo que van a hacer es bajar más lineamientos sobre lo que llaman la ideología de género. Esos bastiones los seguirán defendiendo, se nos viene un tiempo peor. Es en este tiempo donde tenemos que estar mucho más fortalecidas. Tenemos que estar preparadas como guerreras física y mentalmente y con mentalidad de ajedrecistas, sabiendo cuáles van a ser las movidas del enemigo al que estamos enfrentando.

Sabemos cuáles son las agrupaciones de la Iglesia Católica más recalcitrante que está bajando la línea de que nosotras las feministas somos las enemigas porque planteamos la ideología de género y por eso avalamos la ESI. No dan solo el no a la ley del aborto, están clausurando todo lo anterior.

 

5

“Hay una sola respuesta: una iglesia y un estado separados” – Marina Glezer, actriz.-

Formo parte de cinco colectivos de mujeres organizadas. Pienso que los espacios asamblearios nos llevan todo el tiempo a la misma respuesta: una iglesia y un estado separado y una nueva lucha por un estado laico. Y también la exposición de una clase política ignorante, innominiosa e injuriosa que no representa a la mayoría de las mujeres.

Creo que debemos ser organizadas y unidas más que nunca porque la fuerza está en el conjunto, en la deconstrucción, en una posibilidad de pensarnos de otra manera.

Tenemos que visibilizar esas muertes por abortos clandestinos y otorgarles la responsabilidad a este Senado que rechaza la media sanción de Diputados y que no se hace cargo de que las mujeres nos morimos en abortos clandestinos. Tienen una vara de doble moral con la que vamos a pelear desde este momento y hasta construir una mayoría parlamentaria que nos represente, no un montón de personas por poder otorgado por sí mismos, en roscas políticas y denigrando la política.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados