A dos años de su desaparición continúa la búsqueda del Rubio del Pasaje

Viviana Alegre (Rubio del pasaje)

Rosario Marina – Cosecha Roja.-

Ya era domingo. A la madrugada, uno de los integrantes de la banda cuartetera Damián Córdoba le pidió a Facundo Rivera Alegre que fuera a comprar cocaína a lo de “Los Colela” para el viaje de vuelta. Siempre mandaban a alguno de sus fanáticos. Facundo fue hasta el barrio Maldonado, a encontrarse con Pablo Reartes y su hermano menor, Kevin. Además de comprar los cincuenta gramos, tenía que pagar una deuda.

Cuando le reclamaron la plata, Facundo les dio un billete falso de cien dólares. La pelea había empezado. Cuando se estaban golpeando, Kevin le disparó al “Rubio” en la cabeza. Con el cuerpo envuelto en una frazada, los hermanos fueron hasta el cementerio. Armando Monjes, un empleado municipal de 35 años, les dijo: “No están dadas las condiciones para hacerlo, hay que aguantarlo en una tumba un tiempo”. Meses después, los ayudó a cremarlo.

Los hermanos Reartes son hijos de María del Carmen “la Colela” Reartes, conocida como parte del mundo narco del barrio Maldonado, en la zona de “La Quinta”, Córdoba. Los dos ya fueron detenidos como los presuntos autores del asesinato de Facundo Rivera Alegre.

Hasta ahí la versión del fiscal Alejandro Moyano. Hoy al mediodía, los familiares del Rubio del Pasaje, el abogado Claudio Orosz y organizaciones de derechos humanos, se reunieron con él. Le entregaron un escrito para pedir que no se descarte a la policía en la investigación.

“Es una contradicción bárbara porque te dice que no está cerrado pero que ya tienen detenidos a los culpables”, dijo a Cosecha Roja Viviana Alegre. “Los detenidos serían actores secundarios. Los autores principales están libres”. 

La familia de Facundo acusa a un policía de haber sido el autor del disparo, un comisario relacionado con la banda de Damián Córdoba. “Vemos que este caso está totalmente armado. Dicen que el menor le disparó porque es inimputable. Si está cremado, entonces que den datos contundentes”, explicó la madre. 

Alejandro Moyano manejó el caso del cuñado del ex jefe de policía -Ramón Frías-, que mató un pibe “sin querer”, y lo dejó libre. A partir de marzo sería Fiscal General de la provincia de Córdoba.

Rafael Sosa, preso por la causa de los narcopolicías, formó parte de la investigación del caso del Rubio del Pasaje. Dejó de investigar cuando cayó preso. La familia de Facundo se quejó por esto, explicando que el comisario pudo haber hecho cualquier cosa con la causa. El fiscal le respondió que Sosa estuvo muy poco tiempo trabajando en el caso.

La madre de Facundo dice que su hijo no está cremado, que se encuentra en el campo de la Rivera, una zona donde, durante la dictadura, se tiraban los cuerpos. El fiscal Moyano hizo un solo allanamiento en el lugar y no encontró nada.

“No aceptamos esta versión, desde ningún punto de vista. Hay tres grandes familias que están metidas en el negocio. Quien le pega el tiro es una custodia de esa gente, de la banda de Damián Córdoba, y ellos tienen protección policial y política. Damián Córdoba tiene tres casos similares en Catamarca, y el que lo hace volver a tocar en Catamarca es el mismo De la Sota”, explicó Viviana.

Hace doce días, el abogado y la familia del Rubio del Pasaje pudieron acceder a las copias del expediente. A dos años de la desaparición, recién tienen dos de los 18 cuerpos del documento.

“El tipo está intransigente. Tiene presión del gobierno provincial”, dijo Viviana Alegre sobre el fiscal Moyano.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada