La detención de Morel Rodríguez y la pesadilla de otra Masacre de Pompeya

mor5

Cosecha Roja. – Morel Rodríguez no iba solo en su camioneta Cherokee. Ese día dos hijos y un sobrino, todos de menos de 11 años, lo habían acompañado al polideportivo de Villa Domínico donde entrena el plantel de Independiente.

El lateral paraguayo iba camino a su casa cuando lo detuvo un control policial. Eso es lo que se sabe ahora: que esos dos hombres de civil eran policías. “Él frenó y bajo el vidrio pero la situación le generó temor y eso lo motivó a irse del lugar”, explicó el abogado Gustavo Mayo.

No es difícil de creer. A Morel lo paran dos tipos cualquiera, jeans y camisa. En el asiento de atrás van sus 2 hijos y un sobrino. La situación le parece sospechosa y acelera. Lo que sigue es una persecución cinematográfica: la Cherokee avanzando 30 cuadras a través de Sarandi; no se detiene hasta que choca con un auto parado en el semáforo de Galicia y Rivadavia, en Valentín Alsina.

Dice Mayo: “En ese momento, él se bajó del auto para proteger a los tres chicos. Ahí fue cuando le dispararon con balas de goma y lo lastimaron en el tobillo”. Aunque varios vecinos de la zona afirman que cuando Morel Rodríguez detuvo su marcha no se bajó solo de la camioneta. Dicen que la policía lo bajo a las trompadas después de disparar –el relato habla de balas de gomas ¿Cómo podría saberlo?- varias veces contra su camioneta. Rodríguez pasó 9 horas demorado en la Comisaría Nº4 de Sarandí por resistencia a la autoridad. Al momento de ser liberado tenía 3 disparos de bala de goma en el tobillo, heridas en su rostro y varios golpes en las costillas.

“Morel Rodríguez no es ningún loquito que se escapa de la policía”, agregó Mayo que dijo que el jugador prefiere tomar esto como un mal trance. Por el confuso episodio los uniformados fueron desafectados hasta que una investigación interna determine su responsabilidad en el hecho.

“Es muy lamentable lo que le pasó. Estuvo cinco horas acá sin comer. Yo hubiera hecho lo mismo que él si me paran sin uniforme”, dijo Javier Cantero, presidente de Independiente, a la prensa desde la puerta de la comisaría.

Algo similar pasó con Fernando Carrera, justo hace ocho años atrás. En aquella ocasión, los policías abrieron fuego, le dieron nueve disparos, murieron tres personas inocentes y Carrera fue condenado a treinta años de prisión, hasta que la Corte Suprema ordenó liberarlo.

Entre el caso Carrera y el de Morel Rodríguez los puntos de contacto son sospechosamente similares. Salvo que, por un golpe de suerte, no hay que lamentar otra tragedia absurda.

1 comentario
  1. CASO MOREL RODRIGUEZ.

    Pudo haber sido otro caso de gatillo fácil, o N.N ultimado al resistirse a una orden de detención, al que se le encontró un arma, droga o al que se le confundió con un peligroso delincuente.

    Este hecho desnuda que existen patotas de civil que violando la Ley 13482, efectúan investigaciones sin el control judicial; o que amparados por la Jefatura departamental realizan procedimientos sin sustento legal alguno.

    Cuando se dice que el uniforme no identifica, menos lo puede hacer un chaleco, lo único que acredita es la correspondiente credencial. El vestir de civil y portar un chaleco que dice policía, no acredita que lo sea, véase el caso de la comisario Zaracho, que tenia como pareja a un delincuente que se hacia pasar por comisario inspector, vestía el uniforme y portaba un arma.

    ¿Que investigación tan importante, llevo a que lo amenazaran de muerte con una escopeta?

    Todo operativo, debe ser autorizado por la escala jerárquica, comisaría, distrital, departamental, y debe existir una orden operativa que es autorizada por el jefe departamental, en ¿este caso existió? o el personal salio a trabajar por “zurda”

    No obstante de querer justificar los golpes, el tiro, con que el jugador eludió un control policial, (que en realidad no existía) de personal de civil, es esconder la realidad.

    Lo vieron morocho con una 4 x 4, y dijeron este es “rocho” y salieron para ver que conseguían, cuando Morel, no se detuvo, se enojaron, ahí llamaron a los patrulleros y cuando lo detuvieron le enseñaron a los golpes que no se debe escapar.

    Pero estas cosas en lanus, desde que esta PIRILLO, son normales; véase el caso del sub comisario Villalba de lanus, jefe de una banda de ladrones de autos, quien pese a tener “ruido”, no se lo investigo, solo se lo traslado; después en otro lugar mas tranquilo se lo detuvo.

    A ver cuantos vecinos han muerto desde que llego a Lanus PERILLO, vamos a las estadísticas como al él le gusta; veamos cuantos robos se produjeron desde que esta a cargo.

    Yo alerte, al intendente, al ministro de seguridad, que iba a pasar esto, pero aún continúa en el cargo. ¿Cuantos vecinos tienen que morir para que se den cuenta de su error?

    Ahora si Scioli y Casal, lo dejan en el cargo, ellos quizás sabrán que falta deberán pagar los vecinos de Lomas de Zamora, Lanus, Avellaneda; quizás sean las mismas faltas que en Almirante Brown se cobro la vida de muchos vecinos, crímenes que aún continúan impunes.

    Alfredo Silverio Rodriguez
    DNI.11.894.278

Responder

Su dirección de email no será publicada