Atropellados por el chofer de Macri: el conflicto vecinal detrás del incidente

macriEl domingo se presentó una denuncia contra el chofer de Mauricio Macri por atropellar a dos personas. El jefe de gobierno salía del comedor Margarita Barrientos en el barrio de Los Piletones y para sortear los reclamos vecinales por las inundaciones apuró la partida de su auto. En la fiscalía afirman no tener información sobre la denuncia y Barrientos es la única en el barrio en negar hecho.

Cosecha Roja.-

Antes de la inundación de su casa, Frank Saldaña trabajaba de remisero. Hoy lleva una semana sin hacer viajes y está acampando en un playón de Los Piletones. El sábado se reunión con un grupo de vecinos en la puerta de la Fundación Los Piletones que dirige Margarita Barrientos. Adentro estaba Mauricio Macri. El jefe de Gobierno había llegado al barrio cuatro días después de la inundación, pero no se dirigió a la Junta vecinal sino al comedor. Los vecinos reclamaban ayuda estatal para las familias que el sábado todavía tenían agua en sus viviendas. Frank estaba con su mujer, Diana Alarcón, muy cerca de la puerta del comedor. Ante la persistencia de los gritos, Margarita Barrientos salió a la vereda y discutió con los manifestantes.

En la verdad hubo gritos y forcejeos con los militantes del PRO. El Jefe de Gobierno se subió a un auto Crysler negro conducido por un chofer. Ricardo Gómez Almeyda, un joven de 18 años que vino desde Perú hace tres años y Teresa Garay, de 29 años, originaria de Paraguay y embarazada de 9 meses, se presentaron en la comisaría 36 para denunciar que ese auto que llevaba al Jefe de Gobierno los atropelló.

El parte de la denuncia  indica que la investigación le corresponde a la Fiscalía en lo Correccional N 14, subrogada en este momento por el  juez Jorge Fernández. En la fiscalía afirman no tener información sobre la denuncia, a pesar de la visibilidad que el hecho tuvo en las últimas 24 horas. Un vocero de la fiscalía aseguró que ese tipo de causas -que suelen ser caratuladas como lesiones- tardan hasta dos semanas en llegarles, ya que primero son investigadas por la policía.

El lunes y martes de la semana pasada, los habitantes de Los Piletones fueron doblemente afectados: por la inundación y por la contaminación. Las casas se llenaron de agua y de basura. Las cloacas desbordaron, el Lago Soldati rebalsó y las ratas desesperadas por sobrevivir invadieron las calles.

Cuatro días más tarde, Macri llegó al barrio. Los vecinos que caminaban por la feria vieron que ingresaban los autos oficiales e hicieron correr el rumor. Enseguida se organizaron para llevarle a Macri sus reclamos.

“Perdí todas mis cosas. Estoy con un colchón en el piso, tengo dos hijas de tres y ocho meses” cuenta Frank. “El Gobierno no nos dio nada por eso queríamos hablar con Macri. Él se asustó, escapó y atropelló a la gente. Ellos dicen que es mentira pero acá todos lo vimos”.

La única que niega el incidente es Margarita Barrientos, la mujer gestiona hace 17 años un comedor en el barrio y recibe todos los meses la donación del sueldo del Jefe de gobierno. Barrientos acusa a Mónica Ruejas, Presidenta de la junta vecinal del barrio, de haber inventado todo.

La divergencia entre Barrientos y Ruejas es parte de un conflicto territorial que involucra a la mayoría de los vecino del barrio. El martes 2 de abril, cuando el agua se metió en las casas, 200 personas ocuparon viviendas vacías que originalmente integraban el proyecto Sueños Compartidos y que ahora dependen de la Corporación Sur

El complejo fue desalojado por un operativo conjunto de las policías federal y metropolitana la noche del viernes, el día anterior de la visita de Macri. El desalojo fue sin incidentes, en el marco de promesas realizadas por funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social del GCBA.

Luego de un censo, se les prometió un subsidio de $ 8000 por familia. Hasta el día de hoy, sólo los habitantes de las manzanas 9 y 10 que están al lado del contaminado Lago Soldati recibieron asistencia. La mayoría volvió a sus casas semidestruidas. Algunos, sobre todo los hombres jóvenes, se quedaron en el acampe para seguir reclamando asistencia.

Mónica Ruejas ganó las elecciones a fines de agosto de 2011. La lista que representa obtuvo el 29,6% de los votos. La lista promovida por Margarita Barrientos salió tercera con el 17%. “Aunque fuimos elegidos democráticamente, la ayuda económica no llega a la Junta Vecinal, se la mandan a Margarita Barrientos. Las familias querían hablar con Macri porque siguen en el medio del agua, las ratas y la basura.”

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada