Bajo la luz turbia de puteríos infectos

No a la trata

En Revista Anfibia, una  investigación de Sebastián Hacher y Gabriela Cabezón Cámara sobre el Caso Marita Verón.

A Marita Verón la vieron encerrada. Las testigos dijeron que tenía el pelo rubio y los ojos celestes. Que tuvo un hijo de su secuestrador y que era esclava de una red de trata. En las 20 mil páginas del expediente los jueces tucumanos no encontraron las pruebas suficientes para condenar a los posibles captores y a los dueños de prostíbulos. No se sabe dónde está, quién la secuestró, qué pasó. Gabriela Cabezón Cámara y Sebastián Hacher, narradores del mundo delincuencial en clave periodística y de ficción, apelan a los relatos de las mujeres que se animaron a hablar y la investigación de la madre de Marita, Susana Trimarco, para reconstruir el funcionamiento de las redes de trata. La peregrinación de las mujeres esclavizadas por prostíbulos de diferentes provincias o países y los vínculos de los proxenetas con las fuerzas de seguridad y el poder político.

Leer aquí: www.revistaanfibia.com/cronica/bajo-la-luz-turbia-de-puterios-infectos

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada