Colombia: el líder del Ejército de liberación nacional recibirá $100 millones por entregarse

SANTOS RECIBE PERSONALMENTE A TREINTA GUERRILLEROS DEL ELN DESMOVILIZADOS

El tiempo-.

Irely Collazos, el ‘Tigre’, el hombre que decidió entregar a 30 de sus hombres, recibiría cerca de 100 millones de pesos por liderar la más grande desmovilización que se ha dado dentro del Ejército de liberación nacional (Eln).

Una directriz del año pasado del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, le da la posibilidad de tener ese monto como ‘bonificación’ por la entrega de jefes de escuadra, guerrilleros rasos y hasta un menor. Los guerrilleros que lo seguían también recibirían incentivos.

El ‘Tigre’ recibiría ese dinero –solo por sacar de la guerra al menor, considerado víctima del conflicto, le darían 3 millones de pesos– “por tratarse de un jefe que se convirtió en facilitador de una desmovilización individual muy importante”, aseguró el coronel Gildardo Wanumen, jefe del área de bonificaciones de este programa.

Según la directriz del ministro Pinzón, conocida por EL TIEMPO, existen tres líneas que ‘potencian’ la desmovilización y que se hacen atractivas para los guerrilleros: los beneficios jurídicos, la asistencia psicosocial y los incentivos económicos. “Son bonificaciones, no recompensas, y se deben ver como un estímulo en dinero que finalmente les hace entender a los integrantes de estos grupos que la desmovilización sí paga”, agregó el coronel Wanumen.

El Ministerio de Defensa cree que este tipo de incentivos terminan convenciendo a los jefes guerrilleros para que entreguen a sus hombres. La directriz ordena pagos diferenciados por hombres y mujeres, menores de edad, armas e información sobre campos minados, campamentos guerrilleros y hasta por acompañar a unidades a una operación especial.

Eso sí, el ‘Tigre’ y los demás desmovilizados deben pasar un riguroso estudio de la Fiscalía, inteligencia militar, el Ministerio del Interior, la Defensoría del Pueblo y la Agencia Colombiana para la Reintegración y Bienestar Familiar. Ningún menor puede recibir estas bonificaciones.

El ‘Tigre’ por ahora va pasando el examen. Su ingreso al Eln y las acciones armadas en las que participó hasta el momento están documentadas. La Fiscalía solo le tiene abierto un proceso por rebelión, que les autoridades le condonarían –como el resto de delitos políticos y dos conexos, como el porte ilegal de armas y el uso de prendas de uso privativo de las FF. MM.– por entregar las armas e ingresar al Programa de Desmovilización.

Las dudas aún recaen en los hombres que llevó a la desmovilización, sobre quienes está la lupa del CTI de la Fiscalía. Aun así, la estrategia del programa, más los esfuerzos en mensajes por radio y televisión, la presión de las tropas y el agotamiento mismo de la guerra, han creado una verdadera avalancha de entregas en el Eln: en lo corrido de este año se han entregado más guerrilleros que en los últimos tres.

Con el dinero que recibiría –por un fusil, por ejemplo, se pagan $ 1.500.000 y por una ametrelladora punto 50, 10 millones– el ‘Tigre’ resolvería una de sus grandes dudas previas a la entrega, las cuales quedaron develadas en un cruce epistolar que el jefe eleno realizó con oficiales del Ejército que sirvieron de contactos para la entrega, y que fue conocido por este diario.

En esa carta, el guerrillero deja claro que le tiene miedo a la cárcel, “porque hay riesgo de que lo maten”. También dice que su pareja también se entregará, aunque no está con el grupo, y que necesitan que le escriban “bien detalladito” los beneficios del programa que el Gobierno les ofrece.

El Ministerio de Defensa defiende su estrategia argumentando que protege vidas y evita muertes en combate. En este caso, de 21 hombres, 8 mujeres y un menor que buscan cumplir los requisitos para ser catalogados desmovilizados y disfrutar de las bonificaciones.

Avalancha de desertores del Eln

En lo corrido de este año van 143 desmovilizados del Eln. El aumento este año es de 79 por ciento en este grupo, mientras que de las Farc van 603 que han dejado las armas. En Antioquia, Meta y Caquetá se han dado la mayoría de las entregas.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada