Crímenes de activistas LGTTB, una constante en Honduras

La Tribuna.-

Profundas muestras de solidaridad expresaron este martes cientos de personas que asistieron al velatorio y funeral del periodista Erick Alexander Martínez Ávila, quien era precandidato a diputado por un movimiento del partido Libertad y Refundación (Libre), brazo político del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Los restos mortales del comunicador fueron sepultados en el cementerio San Miguel Arcángel, de la capital. Martínez Ávila fue encontrado estrangulado la mañana del lunes anterior en el sector de Guasculile, en un extremo de la carretera al departamento de Olancho.

El ahora occiso era miembro de la red de comunicadores “Los Necios” y portavoz del movimiento Lésbico, Gay, Transgénero y Bisexual (LGTB), Kukulcán.

Martínez Ávila estudió la carrera de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), de donde había egresado.

Condenan crimen

La Asociación para una Ciudadanía Participativa (ACI Participa) condenó el secuestro y posterior asesinato del joven Martínez Ávila (32), a quien calificaron como una “persona valiosa en nuestro país, cuyo trabajo por la defensa de los derechos humanos fue notorio”.

Martínez Ávila, quien se desempeñaba como encargado de Monitoreo, Evaluación y Relaciones Públicas de la agrupación Kukulcán, fue encontrado sin vida el lunes anterior en una cuneta por pobladores de Guasculile, pero había desaparecido desde el sábado 5 de mayo.

Recientemente había sido propuesto como precandidato a diputado por el movimiento Fuerza de Refundación Popular (FRP), del partido Libertad y Refundación (Libre), en representación de su comunidad, la cual ha sido vapuleada después del golpe de Estado con el asesinato de 58  de sus miembros, según registro que lleva la organización.

ACI Participa hace un llamado urgente a la comunidad nacional e internacional para unir esfuerzos en contra de los asesinatos de jóvenes hondureños, en particular y en especial de los defensores de derechos humanos, ya que Martínez Ávila era un incansable vigilante de estas prerrogativas elementales.

Exigen investigación

Asimismo, el titular del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en Honduras (Conadeh), Ramón Custodio, también condenó la muerte del periodista y exigió que el crimen no quede impune.

Custodio manifestó que Martínez Ávila en muchas ocasiones apoyó al Conadeh en labores de defensa de los derechos humanos, en el programa del VIH, y no descarta que su muerte se deba a la política de homofobia que hay en el país. La homofobia es definida como la intolerancia y el desprecio hacia quienes presentan una orientación o identidad diferentes a la heterosexual.

Custodio reiteró su llamado a investigar el crimen del periodista y defensor de los derechos humanos, “porque la justicia debe ser la única salida”.

Así manifestó que en la medida en que el gobierno no responda adecuadamente a la protección de grupos vulnerables, como es el caso de los abogados, periodistas, policías y del mismo movimiento LGTB, está dando un mal mensaje, y esto no es de andar viajando por todo el mundo y montar eventos para mejorar su imagen.

“La mejor imagen la dan los hechos, las investigaciones, los castigos y sanciones legales a quienes deben ser castigados”, declaró. En los últimos 16 meses, el Conadeh registró la muerte violenta de al menos 70 policías y alrededor de 25 profesionales del derecho.

A lo anterior se suma la muerte violenta de 29 periodistas y personas vinculadas a los medios de comunicación, de los cuales 22 se registraron durante la administración del Presidente Porfirio Lobo Sosa. En este mismo período han muerto violentamente 21 miembros del movimiento LGTTB.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada