Dos chicas desaparecidas en Jujuy: sospechan de una red de trata

Cosecha Roja.-

Antonella Ramos y Gloria Mendoza se llevan dos años de diferencia. Son amigas del barrio y, a pesar de que una va a primer año y la otra a segundo, llegaban juntas a la Escuela Normal del barrio de San Juan, ubicada en la ciudad jujeña de La Quiaca. En la mañana del 20 de septiembre caminaron con alegría, sabiendo que la fiesta previa al día del estudiante iba a restarles horas de estudio. Se quedaron en la escuela hasta poco después de las 10 de la mañana. Nunca vieron la fiesta. Hasta el día de hoy, nadie sabe de ellas. Los familiares ya hablan de una red de trata de personas.

Karina Ramos iba a buscar todos los días a su hija Antonella al colegio. La esperaba en la puerta hasta que ella aparecía. Ese jueves 20, Karina repitió la rutina. Su hija, sin embargo, nunca apareció. Entró al colegió y buscó entre sus amigos y compañeros, pero nada. Cuando radicó la denuncia en la comisaría, se encontró con la familia Mendoza, que también buscaba a Celeste.

Fuentes de la causa aseguran que el día de su desaparición las dos chicas no tenían documentos ni dinero.

“La fiscal caratuló la causa como fuga de hogar”, dijo a Cosecha Roja Nahuel Ramos, hermano de Antonella. “Pero las chicas no tenían ropa, ni plata para subsistir ¿cómo pueden hacer abandono de hogar sin nada? Desde la fiscalía nos dicen que no hay pruebas concretas para caratular estas desapariciones como un caso más de trata”.

Nahuel Ramos se refiere a la jueza Pilar Medina, a cargo del Juzgado de Menores N°1, que interviene en el caso de las jóvenes. El martes pasado, la magistrada ordenó a agentes dela Policía Provincial, Policía Federal y Gendarmería Nacional realizar un operativo en el barrio Santa Clara. Al mando de los allanamientos estuvo el ministro de Gobierno y Justica, Oscar Insausti, y el jefe dela Policíadela Provincia, el comisario general, Nazario Torres.

El resultado de los allanamientos dejó un detenido, identificado como “Jota”, quien habría mantenido comunicación telefónica con una de las chicas desaparecidas. Según trascendió, todavía no descartan otros procedimientos en el centro dela Quiacay zonas aledañas.

“Implementamos un amplio rastrillaje con personal uniformado y de civil conforme a la información brindada por los familiares. Esperamos tener un resultado positivo en la investigación”, dijo a los medios locales el comisario Rubén Soria de la comisaria 5° dela Quiaca.

Mientras tanto, los familiares apuntaron contra un hombre de apellido Chavarría. Antonio Sulca, tío de Gloria, explicó a este medio que “durante la concentración que hicimos ayer enla Plaza Centenarioapareció este señor que conocemos por Chavarría. Inmediatamente los jóvenes que estaban con nosotros comenzaron a gritar que él ofrecía trabajo bien pago a las chicas por Facebook y que después de concretarlas las violaba. Luego de los gritos, el hombre desapareció”.

La justicia primero caratuló el expediente como fuga de hogar, después la cambió por desaparición forzosa y ahora, de nuevo, fuga de hogar. “Nosotros queremos que la carátula sea trata de personas. No es creíble que se hayan fugado porque sí”, dijo el tío de Gloria.

María Mendoza, hermana de Gloria, relató que su hermana le dejó una carta donde decía que un hombre le había ofrecido trabajo en Salta. El mismo día de la desaparición de las chicas, Chavarría apareció en el barrio San Juan. “Antonella y Gloria eran parte de un grupito de cuatro amigas. Según me dijeron, antes de la fiesta de la primavera, le dijeron a las otras dos: ´son muy cagonas´”, agregó Sulca.

También se supo que Gloria llamó a su abuela el sábado. Las voz se escuchaba entrecortada. “Estamos bien”, llegó a decir una voz parecida a la de la niña. Luego, la comunicación se cortó.

Pasaron 8 días. Nada se sabe. Algunas pistas y los señalamientos de la familia apuntan a una red de trata que está trabajando en la zona, aprovechando los problemas económicos que atraviesa gran parte de la población y las pocas oportunidades que tienen los jóvenes para conseguir empleo.

Desde la desaparición, los familiares de las chicas organizaron tres movilizaciones. La última se hizo en plaza Centenario, en el centro deLa Quiaca.

“La intención”, dijo el tío de Gloria, “es seguir con las marchas hasta que el caso se esclarezca. Necesitamos que aparezcan las chicas por el bien de los familiares”.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada