Femicidios: las muertes anunciadas de Entre Ríos

femicidios-470x265
 Los femicidios aumentan año a año en la provincia de Entre Ríos. El último asesinato, ocurrido el domingo pasado, es el número 11 en lo que va de 2013. Por este motivo, distintas organizaciones feministas pidieron que se declare la emergencia provincial por violencia de género.
María Florencia Alcaraz
Infojus-.

Mariana Jackeline Romero tenía 12 años cuando Fabián Casas, de 38,  la violó y le dejó embarazada. A los pocos meses se fue a vivir con su abusador, un sargento de la Infantería de la Jefatura Departamental de Concordia.  El domingo pasado, en su casa precaria en las afueras de la ciudad, Casas la mató de un tiro en la cabeza.

El crimen de Romero es el número once en la lista de femicidios que contabiliza la provincia del litoral en lo que va del año. El relevamiento lo hizo el Consorcio Nacional de Derechos Reproductivos y Sexuales (CONDERS) de Entre Ríos que registró los casos con cobertura mediática. En  siete meses la cifra supera el total de cantidad de muertes del año pasado.

A partir del femicidio de la joven, distintas organizaciones feministas de Entre Ríos se organizaron y exigieron a través de un documento  que se declare la emergencia provincial en materia social por violencia de género. En los últimos años, la cantidad de femicidios aumentó considerablemente. En 2009 asesinaron a seis mujeres; en 2010 hubo 11 femicidios; en 2011 mataron a nueve y en 2012 se contabilizaron siete.

Degolladas,  prendidas fuego, o baleadas, los femicidios relevados por  CONDERS varían en el modo pero comparten los antecedentes violentos de los asesinos. Además, en la mitad de los crímenes hubo niños como testigos.

“Son muertes anunciadas. Necesitamos más políticas que prevengan y más sensibilidad desde las instituciones de salud porque esta chica tenía un bebé producto de una violación. Cuando llegó al Hospital alguien tuvo que haber visto que el padre tenía 38 años.”, dijo a Infojus Noticias Alicia Genolet integrante de CONDERS.

Mariana

Ese domingo, el día en que su abusador le pegó el tiro, Mariana Romero quería ir a almorzar a la casa de su abuela. Casas no la dejó: “Vos querés ir a ver machos”, le decía a los gritos. En el medio de la discusión, Nicolás, hermano de la chica, agarró al bebé de la pareja por miedo a que tomara represalias con él. En ese instante, Fabián Casas le disparó a la adolescente de 15 años. Su hermano vio todo. Después de ver a Mariana caer en el piso, salió a pedir ayuda. Casas hizo lo mismo con el cuerpo de la chica en brazos. No llegó al Hospital Felipe Heras, el centro de salud más cercano, porque la joven ya estaba muerta.

Casas fue pasado a disponibilidad. Quedó detenido y es el único imputado  por el crimen. El fiscal de Concordia, Mario Guerrero, investiga la muerte de Romero.

La hermana de Mariana, que también vivía con ellos, dijo que el hombre la tenía amenazada y que su familia sabía que tenía denuncias anteriores por violencia de género. Un día le había dicho a Mariana “¿A quién querés que mate primero, a tu mamá, o a tus hermanos o a nuestro hijo?”.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada