Josefina apareció descuartizada, sospechan de un ex boxeador

ni una menos - Fabian aguilar

Cosecha Roja.-

Primero encontraron el torso y las piernas, después la cabeza y los brazos. Las partes del cuerpo de Josefina López estaban desparramadas por el parque Rivadavia de Concordia, Entre Ríos. La familia buscó a la adolescente de 17 años durante 27 días y la reconoció por un piercing en el ombligo. El único detenido por el crimen es un ex boxeador que tiene una condena por abuso sexual y es la pareja de la tía de Josefina. “Estamos seguros de que se trata de la misma persona, esperamos que el Registro Nacional de Reincidencia nos mande los antecedentes”, dijo a Cosecha Roja Fabio Zabaletta, el fiscal a cargo de la causa.

Las pericias demostraron que a Josefina la mataron de un golpe en la cabeza con una piedra. Después la desmembraron. Las partes del cuerpo estaban en el parque Rivadavia, dentro de San Carlos, un predio de sesenta hectáreas. A unos metros del río Uruguay los investigadores hallaron el cuerpo de las costillas para abajo. Hoy, cerca de la entrada del lugar y en una zona de difícil acceso, la policía encontró la cabeza y los brazos en una fosa de 40 cm de profundidad, tapada con hojas, ramas y basura.

El principal sospechoso del crimen es Juan Carlos “Víbora” Acuña, un hombre de 46 que se mudó a Entre Ríos dos años atrás. Había vivido en la localidad bonaerense de Campana antes de pasar siete años en la cárcel. Casi al mismo tiempo de la mudanza a Concordia, Acuña empezó una relación con la tía de Josefina. La familia de la adolescente sabía que tenía antecedentes penales pero no conocían la causa: una violación a una adolescente de 14 años.

El 2 de abril de 1998 Acuña caminaba por Baradero, en la provincia de Buenos Aires, cuando se cruzó con una adolescente. La llevó hasta un monte e intentó abusar de ella pero la chica se resistió. El ex boxeador la dejó inconsciente de un palazo en la cabeza, la violó y escapó. Los vecinos de la zona la encontraron horas más tarde. Seis días después, la policía lo detuvo y la justicia lo condenó.

Los investigadores de la desaparición de Josefina se enteraron de los antecedentes de Acuña por un portal de noticias. Ahora el ex boxeador está detenido en la alcaldía de Concordia y confesó sus antecedentes. El fiscal espera la confirmación oficial y mañana por la tarde indagará al acusado.

A López la buscaba medio Concordia. La última vez que la familia la vio con vida había ido a llevar a su hermana menor a la casa de la mamá, en el barrio El Sol. Los investigadores pensaron que podría haber sido víctima de una red de trata de personas pero no había evidencias. También creyeron que estaba secuestrada por dos hombres que supuestamente mantenían una relación con ella. La tercera hipótesis era que Acuña la había matado.

Los peritos llegaron a la pista de Acuña cuando analizaron los movimientos del celular de Josefina y se encontraron con los mensajes que intercambiaron antes de la desaparición. El 29 de julio él la había citado a través de un inbox de Facebook que decía “vení que te doy lo tuyo”. La justicia sospecha que hablaba de dinero.

“El hombre no tiene contactos ni amigos en Concordia, por eso suponíamos que no la tenía escondida. La buscábamos muerta”, dijo Zabaletta. La semana pasada la policía realizó un rastrillaje en parque Rivadavia, los perros encontraron un colchón y siguieron la pista. “Alimentó la teoría de que el cuerpo podía estar escondido en el parque”, dijo el fiscal.

Esta noche en Concordia velaban los restos de Josefina, que será sepultada mañana a la mañana.

Foto: Fabián Aguilar

[Nota publicada el 26 de agosto de 2015]

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada