Naciones Unidas presentó un monitoreo sobre la coca en Bolivia

bolivia

Correo del Sur-.

Según un informe de monitoreo entregado por la oficina local de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) y el Gobierno, las plantaciones de coca en Bolivia se redujeron en un 7%: de 27.200 hectáreas en 2011 a 25.300 en 2012. Empero, el 59% de la producción es derivado al narcotráfico y el restante 41% a los mercados legales de La Paz y Cochabamba.
El delegado de la UNODC en Bolivia, Antonino de Leo, entregó el informe en un acto público en la Cancillería difundido en directo para los medios estatales, saludó la “continuidad de la tendencia positiva que empezó en 2011″ respecto de la reducción de los cultivos de coca.
“Este informe hoy nos indica que el factor principal para la reducción del cultivo de coca en 2012 en Bolivia fue la racionalización y la radicalización. Se aumentó en un 5% en 2012 en comparación con el 2011 y eso no hubiera sido posible sin el compromiso y la labor diaria de las fuerzas de tareas conjuntas, diálogo y participación social”, expresó Leo.
El registro obtenido por imágenes satelitales y estudios en lugares cultivados establecieron una disminución del 7% en los Yungas de La Paz, donde se cultivan dos tercios de la coca, en una superficie de 16.900 hectáreas. Además en la zona del Chapare cochabambino se registró una reducción del 6%, llegando a 8.100 hectáreas.
En otras regiones del país donde se cultiva el 1% de la coca total, la reducción fue del 14% hasta un tope de 320 hectáreas.
La legislación reconoce como legal una superficie de cultivo de 12.000 hectáreas, aunque ésta fue flexibilizada de facto hasta un tope de 20.000 en gobiernos pasados.

VENTA
“En 2012, el volumen de hoja de coca comercializada en los mercados autorizados de Villa Fátima y Sacaba en La Paz y Cochabamba respectivamente, sumaron un volumen de 18.400 toneladas de coca, equivalentes a un 41 por ciento del total de la producción”, asegura el informe.
El resto, el 59 por ciento, pasaría por el mercado ilegal. Según el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, la coca que no pasa por el mercado legal estaría destinada al narcotráfico.
Cuando a la autoridad le consultaron sobre el destino de dicha coca, respondió: “Lastimosamente esta coca se desvía al narcotráfico y eso es lo que está haciendo el Gobierno todos los días, la FELCN no tiene descanso”.
Argumentó que el narcotráfico no descansa. “Yo diría ni un minuto porque son máquinas que se las ingenia”, y se dan mil formas para poder burlar el control y la vigilancia”, afirmó. “Es por eso que el trabajo se ha regionalizado”.

CONSUMO TRADICIONAL
El estudio no contiene datos acerca del consumo tradicional de coca destinado a fines medicinales, rituales o a la masticación por indígenas y clases populares, que serán conocidos en los siguientes meses, según el Viceministro de Defensa Social.
Cáceres anunció ayer que posiblemente para el mes de octubre de este año se podría presentar el informe integral del consumo de la hoja coca en el país, que inició el año 2009 con un financiamiento de la Unión Europea de 1.050.000 euros y 343 mil dólares financiados con recursos del Tesoro General de la Nación (TGN). Según Cáceres, este estudio permitirá conocer cuánta hoja de coca es destinada al consumo tradicional (acullico), al uso medicinal y a la industrialización, para que de esta manera la coca excedentaria, que en su mayoría es destinada al narcotráfico, sea erradicada.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada