Operativo rastrillaje: la policía busca a personas desaparecidas en Olavarría

La cifra de desaparecidos es incierta y, aunque todos son optimistas, cerca de las cinco de la tarde personal de la Policía local, con Mario Busto, el jefe distrital a la cabeza, dispuso un rastrillaje en la zona del predio La Colmena, donde el sábado 11 se realizó el recital del Indio Solari. La policía busca detrás del terraplen, en las zonas de acampe y en otra área llamada Los Barrancos. Según el portal Infoeme de Olavarría, la mayoría lo hace a pie y otros en camionetas.

A las siete de la tarde, Cristian Ritondo, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires dio en una conferencia de prensa en el Cuartel de Bomberos Voluntarios de Olavarría y anunció que se puso en marcha un protocolo de emergencias. “Se dispuso la búsqueda en las morgues de Roque Pérez, General Alvear y Saladillo y en ninguna de las morgues hospitalarias, judiciales y policiales hay personas fallecidas” .

“El problema está en los pibes que desde el Municipio trasladaron en camiones y quedaron a la vera de la ruta haciendo dedo, sin teléfono. Por eso el problema es estructural”, dijo a Cosecha Roja el diputado provincial César Valicenti.

Valicenti se refiere a lo que sucedió el domingo poco después del mediodía cuando la Municipalidad consiguió varios camiones para trasladar a los foráneos. De a 100 los subieron a las cajas y de a 100 los dejaron en las rutas. Algunos quedaron en el trayecto a Azul, otros no llegaron a tanto.

“Estamos desconcertados por los 26 chicos que no aparecen aunque sabemos que ya van a aparecer”, dijo Juan Carr en declaraciones a Radio con Vos.

“Es muy raro que se encubran muertes. Conozco muy bien a los médicos del hospital. Son profesionales que están hace muchos años y es imposible que oculten información sobre las personas que faltan”, contó a Cosecha Roja Saúl Bajamón, concejal del FPV Olavarría.

Cerca de las cuatro de la tarde, la página de Facebook “Recital del Indio -Dónde estás? Oficial” daba cuenta de que ya se habían encontrado 800 personas que estaban totalmente incomunicadas. A esa hora, Silvia C. publicó en su muro: “Muchos chicos se fueron caminando para el lado de Azul. Sé que es difícil para el que espera a su familiar o amigo. Pero pensemos en positivo. Que seguro están bien tratando de llegar. Por favor borren las publicaciones de los que ya aparecieron. Así no se complica mirar las fotos de los que faltan”.

Hasta hoy a la mañana más de 200 personas pasaron por Facultad de Ciencias de la Salud. “En mi última recorrida quedaba gente sólo en el cuartel y muy poca en la terminal de micros. La atención de la gente fue pésima. Nadie le prestó atención a un chico con una discapacidad y tampoco a un hombre que acababa de salir del hospital. Igual no se puede esperar mucho de un municipio que cargó gente en un camión”, explicó Bajamón.

Otro tanto está en el Regimiento y muchos fueron reubicados en casas de familia. “Todavía hay gente acampando por eso la Policía de Benito Juárez y la Gendarmería están circulando. El punto es que ellos hablan de unos 100 desaparecidos, gente a la que su familia no pudo ubicar y que, supuestamente, siguen intoxicados”, dijo a Cosecha Roja Guillermo, un periodista de la radio Cadena 103 Olavarría. “Hubo chicos que no pararon durante tres días. Los vi entonces y después los encontré varados”.

El secretario de Salud de Olavarría, Germán Maroni, precisó que Antonella Falcón y Daniel Robles son las únicas personas que permanecen internadas en terapia intensiva. La mujer, que ingresó con un cuadro de intoxicación, se encuentra en estado crítico. Robles, de Tierra del Fuego, llegó al hospital con traumatismo de cráneo y facial.

***

Los micros cobraban un promedio de 1000 pesos por viaje. Durante 48 horas, esos colectivos y combis repletos fueron parte del paisaje de las rutas 3 y 205 con destino a Olavarría. Muchísimos de ellos recordables por haberse descompuesto a mitad de camino, por el cuidado que los conductores debían tener para no lastimar a los pibes que estaban abajo, sentados en el pasto, esperando el milagro. La misma escena se repitió en el regreso a Buenos Aires, tan solo por nombrar dos destinos, aunque debe haberse replicado en la mayoría de los caminos del país.

Muchos de los contratos no se cumplieron. Hubo decenas de micros que se fueron de la ciudad antes de que todos sus asientos estuvieran ocupados. En otros casos, conductor y contratantes habían quedado de antemano en un punto de reunión. Horas más tarde la voracidad de los puesteros tomó las calles y los micros tuvieron que correrse de lugar, muchos de ellos cruzando la ruta 226.

Además si en Olavarría no había señal de celular, en las rutas no había nada.

Fue así que comenzó el caos.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada