Saladillo: un testigo complicó a los sospechosos de agredir a Agustina

Cosecha Roja.-

El sábado 24 de noviembre a la madrugada, Agustina, de 14 años, apareció inconsciente en un parque de Saladillo, provincia de Buenos Aires. Había sido golpeada y abusada sexualmente. Las marchas de los vecinos motivaron el desplazamiento del fiscal de la causa. En  base a la declaración de un testigo de identidad reservada, el nuevo fiscal ordenó la detención de cuatro jóvenes que fueron vistos la noche del ataque cerca del lugar.

El viernes a la tarde Agustina despertó de golpe en la habitación del Hospital de Niños de La Plata. Junto a la cama estaba la madre, Dina Acevedo.

-Soltame, Pato, soltame- balbuceó la chica. Y se volvió a dormir.

Desde ese día no volvió a hablar. Todavía sigue en estado de shock. Cada tanto intenta decir algo. “Es como un gemido”, explicó Ruth, la hermana de Agustina, a Cosecha Roja.

Pato sería Eduardo “Pato” Morales, de 23 años, novio de una amiga de Agustina y principal sospechoso de haber golpeado y abusado sexualmente de la chica. El abogado de la familia de Agustina, Julio Torrada, explicó a Cosecha Roja que los dichos de la nena no sirven como prueba. Torrada calcula que en los próximos días, cuando ella se recupere, el fiscal podría tomarle declaración en el hospital.

Tres días después del ataque, centenares de vecinos se movilizaron frente a la Municipalidad y la fiscalía. La convocatoria se repitió al día siguiente. El pueblo quedó dividido en dos: los que reclamaban justicia por Agustina y los que pedían la liberación de quien hasta ese momento era el único detenido. Tenían un único reclamo en común: la renuncia del fiscal Alberto Sarramone.

A diez días de iniciada la investigación, la procuradora de la provincia de Buenos Aires, María del Carmen Falbo, desplazó a Sarramone de la causa. En su lugar fue designado el fiscal de Cañuelas, Rodolfo César Robatto. En 72 horas, el nuevo fiscal ordenó una serie de allanamientos, tomó declaraciones y pidió la detención de cuatro jóvenes, todos amigos de Pato Morales. Además, cambió la carátula de la causa a “tentativa de homicidio”.´

***

La noche del viernes 23 de noviembre, Agustina estuvo en casa de su hermana Ruth.

-Mandale un mensaje a mami y avisale que voy para allá- le dijo antes de irse.

Eran las diez menos cuarto. Agustina salió con su amiga, la novia de Pato Morales. No se supo más nada de ella hasta las 2.30, cuando fue encontrada inconsciente en el Parque República de Italia.

Los nuevos detenidos son los hermanos Javier y Sergio Mansilla, José Figueroa, alias “Fuerte Apache” y Juan Cruz Lojo. El fiscal sospecha también de la amiga de Agustina. Cree que ella le tendió una trampa y la entregó al grupo de jóvenes.

El fiscal ordenó las nuevas detenciones a partir del testimonio de un testigo de identidad reservada que habría visto esa noche, previo al ataque, a los cinco chicos  cerca del parque donde apareció Agustina.

La principal hipótesis es la de la venganza. Unos días antes, un muchacho de 22 años que mantenía una relación con Agustina se ahorcó en su casa. Los cinco detenidos eran amigos del joven. Según esta versión, ellos habrían responsabilizado a la chica por el suicidio y buscaron venganza.

“Nosotros somos más cautos”, dijo el abogado de la familia de Agustina, “por ahora no se puede hablar de una venganza. Objetivamente la nena apareció golpeada,  inconsciente y abusada. El móvil será motivo de un hilado más fino”, dijo Torrada. Además, el abogado explicó que los estudios médicos todavía no confirmaron si hubo o no violación. Por ahora, el fiscal investiga un intento de asesinato.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada