Santa Fe: Otro jefe policial sospechado de proteger a narcos

Un jefe policial santafesino que hasta junio se desempeñaba en la división de drogas fue pasado a disponibilidad al quedar involucrado en una causa por narcotráfico. En los próximos días, el juez deberá decidir si confirma o no su procesamiento.

En los primeros meses de este año, la división de Asuntos Internos de la Policía Santafesina empezó a vigilar a Daniel Mendoza, alias El Tuerto, hoy detenido por narcotráfico.

El 3 de marzo a las 21.30, el comisario inspector José Luis Baella, en ese entonces subjefe de Inteligencia de la división ex Drogas Peligrosas, estacionó un Chevrolet Corsa color champagne con vidrios polarizados frente a la casa del Tuerto. El presunto narco subió al auto, dieron unas vueltas y volvieron a los 15 minutos.

El registro satelital del teléfono de Baella confirmó que esa noche el comisario estuvo en la zona de la casa del Tuerto Mendoza. En un allanamiento a las oficinas de la ex Drogas Peligrosas se secuestró el libro de guardias. Allí quedó registrada la salida del comisario en el Corsa a las 21 horas del 3 de marzo.

En base a estas pruebas, el fiscal federal Walter Rodríguez tomó a su cargo la investigación y el jefe policial fue relevado de su cargo y trasladado a una oficina de Delitos Complejos en San Gerónimo. “Un cargo menor”, según contó a Cosecha Roja el secretario de Seguridad Provincial, Matías Drivet. El viernes pasado, el comisario Baella fue indagado por el juez y el comisario fue pasado a disponibilidad hasta tanto el juez defina su situación procesal.

Un año antes, el comisario Baella había girado un parte informativo a la Justicia Federal en el que acusaba al Tuerto Mendoza se ser un “delivery” de drogas.

El 12 de julio de este año, unos días después del desplazamiento de Baella de la ex Drogas Peligrosas, en una casa quinta de Colastiné Norte, a diez kilómetros de la capital provincial, el Tuerto fue detenido con 13,6 kilos de cocaína y 950 gramos de pasta base. En el allanamiento se secuestraron seis botellas de precursores químicos, una balanza de precisión, una estufa y una lámpara infrarroja: todos elementos utilizados para cocinar cocaína.

Actualmente, el Tuerto Mendoza está procesado acusado de la producción y distribución de cocaína. En la misma causa, el comisario Juan José Baella está sospechado de encubrimiento. En los próximos días el juez federal Francisco Miño deberá definir su situación procesal. Según explicó el secretario de Seguridad, no habría otros policías involucrados.

 

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada