Señor Pruebas, el extorsionador de mujeres

pruebasCosecha Roja.-

En el 2010, el boom de los smartphones y las webcams hizo famoso en Lima a Iván Guillermo Aguilar Luna, conocido desde entonces como el “Señor Pruebas”. No fueron solamente un par de chicas las que lo denunciaron ante la Justicia; más de 80 mujeres, la mayoría menores de 18 años, contaron aquí y allá, en radios y canales de televisión, la misma historia. Él se ganaba su confianza, tenía relaciones sexuales con ellas y las grababa en video sin que lo supieran. Después las amenazaba con divulgar los videos en Youtube y Facebook si no le pagaban altas sumas de dinero.

Cuando la extorsión llegó a su límite, Aguilar Luna se convirtió en el hombre más buscado del Perú, de donde huyó por tierra para refugiarse en Argentina. Anoche lo extraditaron y en Lima tendrá que presentarse ante la Justifica. Al “Señor Pruebas” se le acusa de violación, coacción, estafa y actos contra el pudor.

En abril del 2012, Aguilar Luna, que se hacía pasar por empresario, fue capturado en Buenos Aires por la Interpol y las autoridades de su país de origen tramitaron la orden de extradición. Estuvo en una cárcel argentina durante dos años y dos meses, y ahora se encuentra en un calabozo del Palacio de Justicia en Lima.

Los familiares del “Señor Pruebas” han declarado ante la televisión local que no existe evidencia de los señalamientos y que las supuestas pruebas de los crímenes de Aguilar Luna fueron plantadas por la Policía.

Otras versiones de sus víctimas dicen que él se hacía pasar por mujer en salas de chats y que les ofrecía participar en un casting para una película que las llevaría al estrellato. Ya en el encuentro, el “Señor Pruebas” decía que había sido enviado por aquella mujer y les hacía videos donde aparecían desnudas y posando. Después la historia de extorsión es la misma. Algunas denunciaron que llegó a pedirles más de 5 mil soles (unos 1.700 dólares) para dejarlas en paz. A partir de hoy, Aguilar Luna declarará ante el Juzgado 39 Penal de Lima.

Con información de: El Comercio y La República

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada