“Sólo quería darle un escarmiento”

escarmientoCosecha Roja-. “Sólo quería darle un escarmiento”, dijo Daniel Zuñiga, el hombre que mató a su mujer a golpes y la dejó agonizando por tres días. Y aclaró que nunca tuvo intención de matarla.

Daniela Torres tenía 25 años y cuatro hijos. Era de Tres Arroyos, al sur de la provincia de Buenos Aires. La ciudad, de 45 mil habitantes, se levantó y protestó masivamente para pedir justicia.

El lunes a la noche, cuando la internaron en el Hospital Pirovano, tenía al menos cuatro costillas fracturadas. Le hicieron dos intervenciones quirírgicas que no aguantó, por la gravedad de las heridas.

El llamado a la Comisaría de la Mujer lo hizo una persona diciendo que una vecina había recibido una paliza. La encontraron en su cama, insconsciente. Había sido golpeada durante tres días. Tres también eran los familiares que estaban en la casa, en ese momento. La Justicia los investiga.

Zuñiga quedó detenido ayer a la mañana. Estuvo prófugo durante poco más de 24 horas. Fuentes policiales indicaron que pasó gran parte de la madrugada de ayer buscando un abogado, pero como no encontró, sumado a la presión cada vez más grande de la policía en todos los lugares que él frecuentaba, hicieron que acepte la mediación de su padre ante la policía y se entregó.

Él mismo fue al Juzgado de Garantías para pedir el número de un abogado. Lo detuvieron ahí mismo, imputado por homicidio agravado por el vínculo con alevosía. El delito prevé hasta la prisión perpetua.
La fiscal a cargo del caso, Verónica Vidal, titular de la UFI N°6 dijo a la radio local LU24 que Zuñiga admitió haber golpeado a su pareja, pero que sólo “quería darle un escarmiento”, “sin intenciones de matarla”. El ataque fue, presumen, por celos.

“Él se fue de su casa el lunes, horas antes de que nosotros entráramos a la casa, y manifestó que la estaba cuidando, que pensaba que se iba a recomponer, y cuando vio que no se recomponía decidió retirarse. Dijo que no llamó a la ambulancia y que no tenía conocimiento de que alguien de su familia lo hubiera hecho”, explicó la fiscal. Y agregó que Zuñiga “dijo que se enteró de la muerte de la joven por los medios y decidió entregarse”.

El imputado, de 26 años, tiene antecedentes penales: robo y tenencia de estupefacientes. Y asumió parte de su responsabilidad: “admitió que le pegó en un marco de un enojo a raíz de una situación previa con uno de sus hermanos y dijo que él no la quería matar. Dijo que quería darle un escarmiento, pero no matarla”. La declaración duró cerca de dos horas.

Zuñiga fue trasladado a Bahía Blanca, a casi 200km, para evitar incidentes durante la marcha por pedido de justicia.

Noche violenta
Según dijo la fiscal, después de escuchar a testigos y el propio imputado, entre la noche del viernes y la madrugada del sábado hubo una reunión en la casa de los Zuñiga, donde, además del ataque a Daniela, habría existido previamente una pelea en la que se abusó de armas de fuego.
Parte médico
El Dr. Gabriel Guerra, director interino del Hospital Pirovano, indicó que María Daniela Torres fue asistida por la médica de guardia durante la noche del lunes. Según comentó el profesional médico, la víctima fue traída del domicilio, donde la encuentran en un estado de deshidratación severa y con depresión del sensorio (casi en estado de coma). “El fallecimiento de la paciente llega a raíz de la suma de un montón de factores, ya que además presentaba golpes, fractura de tres costillas que le ocasionaron un neumotórax y una lesión pulmonar. Asimismo, todo el cuadro general llevó alteraciones de la contextura e imposibilidad de mantenerse estable, además de comprobarse que tenía una necrosis intestinal, la cual derivó en la última intervención quirúrgica, la cual a su vez, propició una inestabilidad hemodinámica que persistió”, señaló el doctor Guerra, antes de informar que la muerte se produjo poco antes de las diez de la noche del martes.

Marcha

Cerca de 700 personas marcharon anoche por las calles de Tres Arroyos, para exigir el procesamiento de los familiares de Daniel Zuñiga como cómplices del homicidio de María Daniela Torres. Se reunieron a las ocho de la noche en la plaza San Martín. De ahí fueron hasta la Estación de Policía, donde los manifestantes se quejaron por la inseguridad y la violencia de género, además de insultar a las autoridades policiales presentes y exigir la presencia de políticos que, salvo alguna excepción, no estuvieron en el lugar. Luego continuaron hasta la Fiscalía local.
Delante de la marcha estaban Alejandra Torres y Daniela Abraham, hermana y madre de la víctima. Ellas contaron que “la relación siempre fue a golpes, pero nunca la había tratado así”. La madre reclamaba: “queremos que pague él y toda su familia. Tanto la madre, con el ACV ese de miércoles que dice que tiene, el padre y la cuñada, porque ni a un perro se le hace lo que le hicieron a mi hija. Ellos pusieron música para que no escucharan como le pegaba a mi hija. Ella le tenía pánico, mi hija no contaba lo que vivía ahí adentro”.

 

Los hijos
Daniel y María Daniela Zuñiga habían tenido cuatro hijos de uno, tres, cinco y siete años. Anoche, Alejandra Abraham informó que los niños estarán bajo la custodia de la hermana del imputado. “¿Quién le explica a estos chicos lo que le hicieron a su mamá y delante de ellos?”, dijo, llorando, la hermana de la víctima.
Hoy realizarán otra marcha a partir de las ocho de la noche. Como parte de la convocatoria deben llevar un alimento no perecedero para los niños.

(Con información del diario La Voz del Pueblo)

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada