Un nene de 6 años apareció muerto y con signos de abuso

niñosespaldasCosecha Roja.-

El viernes buscaron a Gabriel “Chupa” con un patrullero: dieron vueltas por Pilar junto con la mamá. Pero el niño de 6 años no aparecía. Entonces los oficiales de la Jefatura Departamental ampliaron el operativo. El sábado a la mañana hicieron el primer rastrillaje con 30 policías. ¿Resultado? Negativo. Después del mediodía empezaron la segunda búsqueda por un descampado de 20 hectáreas en el ex Touring Club: se toparon con un muro, vieron que había un agujero, pasaron para el otro lado y encontraron un bulto extraño. Cuando se acercaron descubrieron que había un perro muerto y debajo, el cuerpo de Chupa. Tenía una cuchillada en el cuello, golpes y marcas de abuso sexual, confirmadas en la autopsia. Un hombre de 41 años, ex novio de la mamá y ex compañero de cárcel del papá, quedó imputado por homicidio agravado por alevosía.

De la escena del crimen, los policías se llevaron una bolsa negra, un pantalón de jean azul que estaba tirado a un costado, un envoltorio de preservativos que decía “contá conmigo”, el perro muerto, muestras de vegetación y tierra y el cuerpo del niño de seis años. El médico forense dijo que, a simple vista, podía determinar que había muerto en las últimas 24 a 48 horas.

Durante el peritaje consiguieron un testimonio clave: una vecina contó que el viernes vio a un hombre ir para ese lado con el niño y volver solo. La mujer lo describió físicamente y coincidía con el perfil de Marcelo Rusinoff. Lo buscaron en la casa, a pocas cuadras del descampado. No estaba pero encontraron preservativos similares a los que había en la escena del crimen. En la casa de al lado había manchas de sangre y fluidos. Un rato después, lo  identificaron y detuvieron en la localidad de Pablo Nogués.

La investigación está a cargo del fiscal Fernando Corda, de la Unidad Funcional de Instrucción 22 de Malvinas Argentinas y, en las próximas horas indagará al imputado por “homicidio agravado por alevosía” (por la indefensión de un niño de seis años). De coincidir el cotejo de ADN, le sumará el delito de “abuso sexual”.

Marcelo tiene 41 años, le dicen “El tío” y conocía a Chupa, al papá y a la mamá. Con el padre estuvo preso en la Unidad 21 de Campana y con ella tenía una relación sentimental. El viernes, cuando la policía buscaba al niño, entraron a la casa de Marcelo y él les contó que el niño lo visitaba y que él siempre lo llevaba de vuelta. La última vez que lo vio, dijo, fue el miércoles: Chupa se fue de su casa a las 4 de la madrugad. Lo confirmaron a Cosecha Roja fuentes policiales.

Hoy la Policía Científica informó los primeros resultados de la autopsia: la causa de muerte fue la puñalada en la clavícula derecha que le cortó una arteria. Además, tenía la cabeza deformada por los golpes y signos de abuso sexual.
El niño vivía con su mamá y su abuelo, a 8 cuadras de donde apareció el cuerpo, en una zona humilde de Grand Bourg, en el partido Malvinas Argentinas. Los dos solían estar afuera todo el día. Recién supieron que el niño faltaba de la casa el viernes a la noche. En ese mismo momento hicieron la denuncia en la comisaría 1era de Malvinas Argentinas y empezó la búsqueda.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada